Entradas

, ,

Los cuchillos japoneses MIYABI personifican la belleza del afilado y siguen la tradición de las famosas katanas japonesas

MIYABI. AUTÉNTICOS CUCHILLOS JAPONESES: CALIDAD Y AFILADO SUPERIOR PARA UN CORTE PERFECTO.

Los cuchillos MIYABI personifican la belleza del afilado y siguen la tradición de las famosas katanas japonesas, que eran increíblemente afiladas a la vez que hermosas de contemplar.

El diseño auténticamente japonés de la hoja y su extraordinario afilado le cautivarán desde el primer momento. Los amantes de la cocina japonesa quedan impresionados por el equilibrio perfecto y la distribución del peso de estos cuchillos y su mango ergonómico.

MR. ROKUSABURO MICHIBA“EL CUCHILLO ES EL ALMA DEL CHEF.”

SOBRE MIYABI

PUREZA, GRACIA Y ELEGANCIA SON CUALIDADES MUY APRECIADAS EN LA CULTURA JAPONESA. LA MARCA MIYABI ES SINÓNIMO PRECISAMENTE DE ESTAS CUALIDADES.

MIYABI es una marca del grupo ZWILLING, sinónimo de cuchillos japoneses genuinos. Los cuchillos MIYABI son auténticos porque MIYABI no es una marca que intente ser japonesa, sino que ES una marca japonesa.

Los cuchillos MIYABI se fabrican siguiendo la tradición de maestros antiguos que un día produjeron las mejores katanas japonesas. Los cuchilllos son diseñados por japoneses, tienen un diseño contemporáneo japonés y son producidas en la fábrica de ZWILLING en Japón.

MIYABI. La belleza del afilado

, , , , ,

ASNIÈRES: UN TALLER LEGENDARIO de tradición como fabricante de baúles de Louis Vuitton

La tradición de Louis Vuitton como fabricante de baúles en taller legandario ASNIÈRES

Cómo empezó todo Cuando apenas tenía 16 años, Louis Vuitton tomó una decisión que no solo cambiaría su vida, sino también las de sus hijos y las generaciones por venir: se convertiría en un maestro artesano creador de baúles.La tradición de Louis Vuitton como fabricante de baúles precedió incluso a la función de la compañía.En 1837, con sólo 16 años, Louis Vuitton llegó a pie a París y empezó como aprendiz del Sr. Maréchal. En esa época, los coches de caballos, barcos y trenes eran los principales medios de transporte, y las maletas sufrían importantes desgastes. Los viajeros recurrían a los artesanos para empaquetar y proteger sus objetos personales.

ASNIÈRES: UN TALLER LEGENDARIO 

ASNIÈRES, EL CORAZÓN DE LOUIS VUITTON

Louis Vuitton pronto fue un valioso artesano del taller parisino del Sr. Maréchal. Estos fueron los inicios de su actividad altamente especializada y su ilustre carrera en un sector artesanal que requería grandes aptitudes para diseñar arcones y, después, baúles adaptados a los gustos de los clientes. Al cabo de 17 años, Louis Vuitton abrió su propio taller en 4 Rue Neuve-des-Capucines, cerca de la plaza Vendome.

HISTORIA LEGENDARIA

CÓMO EMPEZÓ TODO

Cuando apenas tenía 16 años, Louis Vuitton tomó una decisión que no solo cambiaría su vida, sino también las de sus hijos y las generaciones por venir: se convertiría en un maestro artesano creador de baúles.

La tradición de Louis Vuitton como fabricante de baúles precedió incluso a la función de la compañía.

En 1837, con sólo 16 años, Louis Vuitton llegó a pie a París y empezó como aprendiz del Sr. Maréchal. En esa época, los coches de caballos, barcos y trenes eran los principales medios de transporte, y las maletas sufrían importantes desgastes. Los viajeros recurrían a los artesanos para empaquetar y proteger sus objetos personales.

Louis Vuitton pronto fue un valioso artesano del taller parisino del Sr. Maréchal. Estos fueron los inicios de su actividad altamente especializada y su ilustre carrera en un sector artesanal que requería grandes aptitudes para diseñar arcones y, después, baúles adaptados a los gustos de los clientes. Al cabo de 17 años, Louis Vuitton abrió su propio taller en 4 Rue Neuve-des-Capucines, cerca de la plaza Vendome.

ASNIÈRES: UN TALLER LEGENDARIO

Las instalaciones de Asnières, que hacen las veces de residencia familiar y de cuna de la empresa, han sido el símbolo del éxito personal y comercial de la familia Vuitton desde 1859.

El éxito inmediato de Louis Vuitton hizo que tuviera que ampliar sus actividades. De ahí que abriera un taller en Asnières en 1859. Situado justo al noreste del centro de París, el taller comenzó con 20 empleados. En 1900 trabajaban casi 100 personas, que en 1914 ya eran 225.El taller original se expandió a lo largo del tiempo, e incorporó la residencia de la familia Vuitton, pero todavía hoy es el centro de fabricación artesanal de sus productos. Junto al hogar familiar, conservado e integrado en un museo privado, 170 artesanos trabajan en el taller de Asnières diseñando y creando artículos de marroquinería y atendiendo pedidos especiales de clientes de todo el mundo.

UN CANDADO INEXCRUTABLE

En 1886, Georges Vuitton revolucionó los candados de viaje con un ingenioso sistema de cierre que convirtió los baúles de viaje en auténticos cofres del tesoro.

LA CERRADURA TUMBLER

En los años 1900, los viajeros transportaban todas sus pertenencias básicas dentro de armarios y baúles planos que, por desgracia, atraían especialmente a los cacos. Como maestro artesano, Louis Vuitton buscó la fórmula para proteger los bienes de sus clientes durante los viajes.

En 1886, el padre y su hijo Georges, implantaron un sistema de cierre único con dos hebillas de resorte. Tras varios años de evolución, Georges patentó este sistema revolucionario y fue tan eficaz que retó públicamente en un periódico al gran ilusionista americano Harry Houdini a escapar de un baúl con la cerradura Louis Vuitton. Houdini no se prestó al reto, pero la eficacia del cierre es indiscutible. Todavía hoy se utiliza.

CENTENARIO

La marca solicitó a seis diseñadores que creasen unas piezas originales para conmemorar la lona creada hace más de un siglo: la lona Monogram.

Para conmemorar el centenario de la lona Monogram en 1996, Louis Vuitton invitó a una serie de diseñadores a crear piezas de equipaje únicas. La colección resultante se expuso en las grandes capitales internacionales, acercando el espíritu de innovación y colaboración de la marca a los amantes de las tendencias de todo el planeta.

HELMUT LANG

Caja de vinilo para DJ.Diseño creado por Helmut Lang1996

, , , , , , ,

ARTE: Perfume de porcelana – Guerlain & Arita

Guerlain ha colaborado con Arita Porcelain Lab en Japón para crear una edición limitada de porcelana de la botella de Mitsouko.

La porcelana Arita es una de las más antiguas y elaboradas de Japón. Las primeras piezas de producción conocidas como Aritayaki se datan alrededor de 1616. Éstas surgieron tras el descubrimiento de una mina de caolín en la provincia de Arita, una ciudad situada en la isla de Kyûshû, al sur de Tokio.
El savoir-faire de Guerlain junto a la excelencia artesanal de Arita hacen un perfume perfecto que cuyo nombre significa “misterio” en japonés. Compuesto en 1919 por Jacques Guerlain, Mitsouko es conocido como “una obra maestra del equilibrio” y fue tomado prestado de la heroína en la novela de Claude Farrère “La Bataille”. Ésta trataba sobre un romance entre un oficial naval británico y la esposa de un almirante japonés durante el período ruso-japonés.
La fragancia ha permanecido tan excepcional como siempre a lo largo de los años, emblemática de la atemporalidad que caracteriza a la familia de fragancias chypre. Está fabricado totalmente a mano utilizando técnicas tradicionales. El diseño de la botella fusiona la tradición con la modernidad. Está decorada con símbolos tradicionales de buena fortuna como es por ejemplo la bandera del sol naciente que da un homenaje a la historia de la defensa naval de Japón.
En 2016 Guerlain introdujo al mercado “Muguet” una fragancia que se vendía vacía al público y a parte se proporcionaba una botella de 75ml de recarga de EdT en el lateral. El motivo de la división entre el frasco y la botella de diseño básicamente es porque el corcho Este año, con esta colaboración tan especial ha querido hacer lo mismo. Y, por lo tanto, el frasco se vende del mismo modo aunque cabe destacar que el packaging final es excepcional.
Esta colaboración entre el perfumista y el artesano de porcelana aparece en una exposición en la boutique Guerlain de los Campos Elíseos, donde se exhiben tanto la botella Mitsouko como las piezas emblemáticas del taller japonés de porcelana.que sostiene el tapón de la botella no encaje suficientemente para evitar fugas.
, ,

ESTILO DE VIDA: Zador, un jabón exclusivo

Zador es una de las marcas más premiadas por su sector gracias a los jabones que crean. Son exclusivos, creados con materiales naturales pero con un proceso de producción moderno. Su diseñador es Eszter Laki. Un húngaro con mucha personalidad que ha creado una historia alrededor de su marca. Una historia repleta de premios y honores. Ésta empieza entre las colinas del Balaton Highland y el castillo Zador. Justo al pie del castillo, un poco escondido, se puede encontrar Pecsely; lugar dónde se encuentra la fábrica de la marca húngara y por donde corre el agua termal de Heviz. Heviz, la fuente termal más grande de Europa tiene el poder curativo para hidratar y reparar la piel con su contenido mineral milagrosamente alto. El azufre, el hierro, el yodo, el calcio, el magnesio y muchos otros minerales mágicos surgen desde una profundidad de 1.000 metros y alcanzan su destino final en sus colecciones de jabón de lujo hecho con una tecnología única llamada triple molido.

Del jabón se puede apreciar cada gota. Zador representa una nueva tendencia en el mundo de los jabones naturales y hechos a mano, magníficamente envasados ​​por la combinación de Tradicionales y modernas. La gama de jabón contiene calidad superior, ingredientes naturales. Debido al efecto curativo único del agua termal famosa en Heviz. Todas las ricas vitaminas E infundidas gotas de aceite natural que vertimos en nuestros jabones también llevan sus historias únicas de lugares exóticos en todo el mundo.  Los aromas dulces, místicos, especiados, leñosos, afrutados y florales que añadimos a estos jabones también llevan sus propias historias verdaderas.

La fabricación de estos productos se basa en la necesidad de crear algo duradero y esto es posible gracias a la tecnología que utilizan. Combinan técnicas tradicionales con procesos modernos creando de este modo un producto de alta gama gracias a los ingredientes naturales que emplean. Sin duda, si por algo se reconoce a Zador es por su packaging. No solo saben hacer todo el proceso para que nazca un jabón sino que también saben cómo venderlo y enseñarlo al mundo. Cada una de estas piezas se embala a mano con un diseño exquisito y digno de premio. Su colección de jabones es amplia pero entre los más vendidos encontramos el llamado “Almond- Clementine”, el “Rose” o el “Lavander-verbena”.

Zador es algo más que una marca de jabones. Es tradición, es estilo y es filosofía.