Entradas

Christie's | Out of this world: the wine that went into orbit

Christie’s | Out of this world: the wine that went into orbit

Christie’s | Out of this world: the wine that went into orbit

In January a case of Petrus 2000 came back down to Earth after more than a year in space. Now Christie’s is offering one of the bottles for sale — and experts say it tastes sensational

On 1 March, a dozen of the world’s leading wine tasters gathered at the University of Bordeaux’s Institute of Vine and Wine Science for the chance to sample a wine unlike any other.

In front of the world’s press, each of them was given two glasses for blind tasting. One contained 30ml of Petrus 2000, which had been stored in a local cellar. The other contained 30ml of the same wine from a bottle that had spent 438 days in space.

Christie's | Out of this world: the wine that went into orbit

Christie’s | Out of this world: the wine that went into orbit

The space wine had splash-landed in the Atlantic inside SpaceX’s Dragon capsule on 14 January, having spent 14 months orbiting the earth at 17,000mph on board the International Space Station.

At the tasting, the connoisseurs noted that the liquid had not only survived zero-gravity conditions and almost 180 million miles of travel, but had also developed a different colour, aroma and taste from its terrestrial counterpart.

Proceeds from the sale of this unique bottle of space-aged Petrus 2000 will be used to fund future projects undertaken by Space Cargo Unlimited. Estimate in the region of $1 million. Offered via

Private Sales

Some said the flavour of the space wine resembled rose petals, and that it smelled like cured leather or a campfire, and shone with a burnt-orange lustre.

One of the wine experts even told journalists that it seemed to taste two to three years older than its cellar equivalent. ‘There were more floral aromatics, and the tannins were a bit softer and more evolved,’ she remarked.

Other post: Petrus collection Michel Jack

Above all, the panel of tasters unanimously considered the space wine to be ‘great’.

The International Space Station, on which the bottle of Petrus 2000 being offered at Christie’s spent 14 months. Photo: NASA/Roscosmos

The case of Petrus was not sent into space out of mere curiosity. It was the first stage in a six-part experiment led by Space Cargo Unlimited that aims to further our understanding of how organic material adapts to the stresses of changing environments.

Ultimately, the goal is to create new technologies to support agriculture in the face of climate change here on planet Earth.

Grapes were chosen for the first mission because of their sensitivity to small fluctuations in the conditions in which they are stored; and, along with the 12 bottles of wine, 320 vine canes were also sent into orbit.

Remarkably, early indications suggest that the vines grew faster in space, despite limited light and water.

‘Who knows, perhaps this will be the beginning of cosmic viticulture, or even a Martian Merlot’ — specialist Tim Triptree MW

Space Cargo Unlimited did not collaborate with Petrus on the project, and the identity of the wine, which retails for more than $7,000 a bottle, was a closely guarded secret until the tasting.

A spokesperson said the Petrus had been purchased from a broker in Bordeaux and selected because the wine is produced from one grape variety: Merlot.

‘Petrus 2000 is one of the finest wines in the world and ages brilliantly here on Earth,’ says Tim Triptree MW, international director of Wines and Spirits at Christie’s.

‘It was ideal for this study because so many tasting notes already exist for this particular vintage, meaning that any subtle differences could easily be picked up.’


The space-aged Petrus 2000 is offered in a unique trunk, imagined and handcrafted by the Parisian Maison d’Arts Les Ateliers Victor in collaboration with the French street artist Cyril Kongo. Estimate in the region of $1 million. Offered via Private Sales

Three of the bottles were used for the sampling, while eight are being kept for further laboratory study to see if science can explain the tasters’ initial reactions.

That might be the key to understanding exactly how wine ages — which still remains something of a mystery.

Other post: Christie’s Auctions | The life and times of STAN — one of the most complete T. Rex skeletons ever found

‘It will be hugely exciting to see the data on how zero gravity, changing temperatures, humidity and radiation have affected the wine on a molecular level,’ says Triptree. ‘And who knows, perhaps this will be the beginning of cosmic viticulture, or even a Martian Merlot.’


The space-aged Petrus 2000 is offered together with a bottle of terrestrial Petrus 2000, a decanter, glasses and a corkscrew made from a meteorite. Estimate in the region of $1 million. Offered via Private Sales

The 12th and final bottle is being offered through private sale at Christie’s with an estimate in the region of $1 million. Needless to say, this is the first time the opportunity to buy space-aged wine has ever arisen.

The exclusive bottle comes in a custom-made ‘celestial chest’ created in a collaboration between the Parisian leather goods manufacturer Les Ateliers Victor and the French street artist Cyril Kongo. It took 900 hours to make by hand.

Inside the trunk there is a moving solar system sculpture, which when perfectly aligned unlocks a vault that contains the space wine along with a regular bottle of Petrus 2000 — making the perfect pair for a home taste test.

In other drawers are a crystal decanter, two crystal glasses and a corkscrew made from a meteorite discovered at the North Pole.

The buyer will not only acquire a unique piece of cosmic history, but will also play a role in furthering the exploration of space. Proceeds from the sale will be used to fund Space Cargo Unlimited’s future projects.

‘Imagine being able to raise a glass of this space wine with your friends the next time the human race achieves something incredible beyond our planet,’ says Triptree. ‘What a toast that would be.’

Christie’s Auctions | The life and times of STAN – one of the most complete T. Rex skeletons ever found

‘This is one of the best specimens discovered,’ says James Hyslop, head of Christie’s Science & Natural History department. Unearthed in 1987, less than a century after the existence of Tyrannosaurus rex had first become known, STAN — named after his discoverer Stan Sacrison — represents one of the most complete fossil skeletons of the most famous dinosaur species ever to have lived.

6–8 October 2020

Found in 1987 and one of the most complete fossils of its kind, Stan is going up for sale Oct. 6. $6,000,000+.

Christie’s Auctions | The life and times of STAN — one of the most complete T. Rex skeletons ever found

Human beings have only been aware of T. rex since the dawn of the 20th century, after remains were first documented by the legendary palaeontologist, Barnum Brown.

In 1900 and 1902, ‘Mr Bones’, as the then assistant curator of the American Museum of Natural History was known, found partial skeletons in Wyoming and on the Montana side of the Hell Creek Formation. (The same landscape of Upper Cretaceous rocks where STAN was found across the border in South Dakota.)

 


T. rex, soon after dubbed ‘the prizefighter of antiquity’, has been a subject of global fascination ever since — a fusion of science, history and popular culture in the public imagination.

Quickly adopted by cinema, the most fearsome of dinosaurs appeared in The Lost World (1925), fought the climactic battle with King Kong (1933) and shared a striking resemblance to Godzilla (1954). Its most spectacular screen role came in 1993 with Jurassic Park, in which it became a monster for the ages.

Christie’s Auctions

A male Tyrannosaurs rex. From the Hell Creek Formation, 16 meters below the K-T boundary, Maastrichtian, Late Cretaceous (circa 67 million years ago). Approx. 190 bones surviving and mounted on custom frame with additional cast elements. A separate display for the original skull and teeth. Size: 37 x 13 x 6 ft (1128 x 396 x 183 cm). Estimate: $6,000,000-8,000,000. Offered in the 20th Century Evening Sale on 6 October at Christie’s in New York

STAN will be offered on 6 October in the 20th Century Evening Sale at Christie’s in New York — ‘a once in a generation chance’, according to Hyslop. ‘There simply aren’t T. rexes like this coming to market. It’s an incredibly rare event when a great one is found.

‘It is such an iconic piece of the 20th century, and fits so well in the context we are offering it.’ Archetype, movie star, pop-culture celebrity, it is fitting that STAN will make his auction debut alongside masterpieces of modern and contemporary art.

‘T. rex is a brand name in a way that no other dinosaur is,’ says Hyslop.‘It sits very naturally against a Picasso, a Jeff Koons or an Andy Warhol.’

Born in the Badlands

STAN lived in the late Cretaceous period — the prehistoric age that ended mysteriously and abruptly some 65 million years ago with the mass extinction of the dinosaurs.

He was born, grew up and died in a humid, semi-tropical region of an island continent identified as Laramidia, an area known today as the Badlands, which spans North and South Dakota, Wyoming and Montana in the United States of America.

The vulnerable, feathered youngster
Hatched from an elongated egg much like a modern bird, STAN was defenceless as an infant and, according to recent scientific research, covered in feathers. Many of his fellow hatchlings would have perished by the age of one, victims to scavengers or cannibalised by another T. rex.

Although he would grow up to become an apex predator, STAN remained vulnerable as a juvenile. No larger than a small turkey, he required the constant protection of his parents. Between the ages of six and 18, however, he underwent an astonishing growth spurt of an estimated six pounds per day.

Almost 40 feet long, nose to tail, with incredible eyesight
At his largest, STAN would have boasted a body mass of between seven and eight tons — twice as heavy as the average modern African elephant. He measured a towering 13 feet high, and almost 40 feet long with his heavy tail fully outstretched.

His aquiline snout once housed an intricate system of blood vessels, functioning as a giant biological air conditioner. With eyes the size of baseballs, STAN would have been able to pinpoint another dinosaur from six kilometres away — a range far superior to any bird of prey today.

Added to these attributes, STAN possessed an impressive sense of smell, as revealed by the internal structure of his enormous skull. Although a preserved T. rex brain has yet to be found, the impression left behind reveals that the largest part of the brain was dedicated to the ‘olfactory bulbs’.

Agility, cunning and brute strength — STAN’s bite could easily have crushed a car
The large space set aside for these ‘bulbs’ confirms STAN was a carnivore. They would also have equipped him for hunting at night and over long distances. Through this potent combination of agility, cunning, and brute strength, STAN would have thrived as a predator with no competitors or threats other than his fellow T. rexes.

While his short, two-fingered forearms were less than impressive — prone to disease and, unfortunately given his prodigious appetite, too short to reach his mouth — they most probably came in useful for seizing prey or carcasses.

This is just as well, for it is thought STAN could eat up to 500lbs of meat in one bite. He had as many as 58 teeth, the longest of which measures 11½ inches. Each tooth has serrated edges which could crush and slice straight through the flesh and bone of its prey.

In 2005, STAN’s skull was reproduced and tested to recreate a bite force of four tons per square inch — easily enough to crush a car. A 2012 study concluded that STAN’s front teeth had probably evolved to grip and pull, while his side teeth tore flesh and his back teeth sliced chunks of meat, forcing them down into the throat.

In the swamps and forests where he lived, STAN survived attacks from his own species
Further study of STAN’s impressive skull reveals that his life was not exactly carefree. Vicious puncture wounds neatly fitting a T. rex tooth strongly suggest he was himself a wounded warrior who suffered attacks by his own species. Though unaccustomed to running from anything, his powerful thigh muscles enabled STAN to move at a speed of between 10 and 25 mph.

STAN and his kind lived in coastal swamps and forested valleys close to rivers, which attracted a variety of prey. Although debate has raged as to whether the T. rex was a hunter or a scavenger, STAN was fully equipped for pursuit independently or in a group of Tyrannosaurs (aptly known as a ‘terror’).

His killer instinct was confirmed during the excavation of his skeleton in 1992, when he was found with the fossilised and partially digested remains of an Edmontosaurus, a large duck-billed dinosaur, and a Triceratops, a hulking three-horned dinosaur which, despite being a herbivore and potential prey to the T. rex, would have been a formidable opponent. These bones each had bite marks, revealing how STAN could hunt, kill, and devour even the largest and most well-protected herbivores.

Amateur palaeontologist Stan Sacrison’s incredible discovery
After STAN died and decomposed, his skeleton was gradually blanketed and compacted by sediment, sand and mud. The incredible survival of his skeleton is the result of fossilisation, a transformational process which took place over millions of years.

Over time, STAN’s organic bones were mineralised by water seeping through the sediment, which then hardened into the stone relics discovered in the spring of 1987, when amateur palaeontologist Stan Sacrison went searching for traces of dinosaurs within the Hell Creek Formation, and uncovered a dinosaur’s fossilised hip bone, which was later confirmed to have been STAN’s.

20th-century-new-york

The most widely exhibited dinosaur of all time

Each individual fossil from STAN’s skeleton had to be prised carefully from the rock, then stored and recorded. Following more than 30,000 hours of labour, STAN was erected on a custom mount to reflect his former glory. He was given a public unveiling on Hill City’s Main Street in South Dakota, followed by his global ‘debut’ as the centrepiece of Japan’s T. rex World Exposition in 1995.

More than 30 years after his discovery, STAN is recognised and revered as a scientific and cultural sensation. As one of the two most complete T. rex skeletons ever found — and the most reproduced as casts in history — he is almost certainly the most viewed and widely exhibited dinosaur of all time.

STAN is now on view at Christie’s in New York. Email TREX@christies.com to request an appointment.

Fuente y fotografias: Christie’s

La casa de subastas Christie's - Subasta un pedazo de luna
,

La casa de subastas Christie’s – Subasta un pedazo de luna

La casa de subastas Christie’s, con sedes en Londres y Nueva York, anunció el jueves la venta para propietarios privados de una pieza de la Luna denominada NWA 12691.
Un pedazo de luna a la venta: solo 2,5 millones de dólares 

Subastan la quinta pieza más grande de la Luna en la Tierra

Se trata del quinto objeto más grande de origen lunar que se encuentra en nuestro planeta; pesa 13,5 kilos, y un experto de Christie’s lo describió como “el ejemplar probablemente más grande que salga al mercado en todos los tiempos”.

Se cree que el NWA 12691 se habría desprendido de la superficie de la Luna tras una colisión con un asteroide, y su llegada a la Tierra se habría producido junto con meteoritos hace cientos o miles de años. La pieza fue descubierta en 2018 en el norte de África, y su precio se estima en alrededor de 2 millones de libras (2,5 millones de dólares).

Christie's en Nueva York - La colección de Ron y Diane Disney Miller
, ,

Christie’s en Nueva York – La colección de Ron y Diane Disney Miller

La colección de Ron y Diane Disney Miller

Ofrecido a la venta este noviembre en Christie’s en Nueva York

Cuando Diane Disney Miller (1933-2013) tenía seis años, llegó a casa de la escuela un día y le preguntó a su padre: ‘¿Eres Walt Disney? ¿El  Walt Disney? cuando él respondió afirmativamente, ella cortésmente le pidió su autógrafo.

Diane Disney Miller era la hija mayor de Walt Disney y dedicó gran parte de su vida a asegurar su legado y reputación. Este noviembre, las pinturas de la Colección Miller de Ron y Diane Disney, incluidas las obras de Wayne Thiebaud , Richard Diebenkorn y Albert Bierstadt , se ofrecen a la venta en Christie’s en Nueva York.

La inocencia juvenil de Diane dice mucho sobre la forma en que el pionero de la industria de la animación estadounidense protegió a su familia de la mirada pública. Para el mundo, Walt Disney (1901-1966) fue un ícono cultural, pero para Diane fue el hombre de familia consumado que, junto con su esposa Lillian, crió a sus dos hijas en su imaginativa visión del mundo.

“Mi padre sería la bruja vieja [de  Blancanieves y los siete enanitos ]”, recordó Diane, “y nos perseguirían a Sharon y a mí por toda la casa”. Cuando Disney iba a trabajar a su estudio los fines de semana, sus hijas a menudo lo acompañaban en sus bicicletas con el trío que se ganó el apodo de ‘Los tres amigos’.

En sus últimos años, Diane miró con cariño la intersección de la vida cotidiana con el arte y la imaginación. “Simplemente corríamos”, dijo sobre los días que pasó con los animadores de su padre, “simplemente corrimos por el estudio … Simplemente seguíamos a [Walt Disney] de una habitación a otra”.

Ron y Diane Disney Miller en la inauguración del Museo de la Familia Walt Disney en San Francisco en 2009. Foto: Drew Alitzer / Getty Images

Las hijas de Disney sirvieron de inspiración para muchas de las mayores innovaciones de su padre, incluida la creación de Disneyland. “Veía familias en [Griffith Park, Los Ángeles] y decía:” No hay nada que los padres puedan hacer … Tienes que tener un lugar donde toda la familia pueda divertirse “.

Las chicas incluso participaron en la creación de la película  Mary Poppins  después de presentar a su padre el libro homónimo en la década de 1940. Marcó el comienzo de la búsqueda de 20 años de Disney para asegurar los derechos cinematográficos de la autora Pamela Lyndon Travers, como se describe en la reciente película biográfica  Saving Mr Banks .

Diane Disney Miller estudió en la Universidad del Sur de California, donde conoció a su futuro esposo, el futbolista de los Troyanos Ron Miller (1933-2019). Después de que Disney fue testigo de cómo su yerno quedaba inconsciente durante un juego, le ofreció un trabajo en el estudio, y Miller subió de rango antes de convertirse en CEO en 1983.

Ron y Diane pasaron seis décadas juntos y criaron a siete hijos, dedicando gran parte de su tiempo a la filantropía, el arte y su  bodega en el valle de Napa . Diane fundó el  Museo de la Familia Walt Disney  en San Francisco y fue instrumental en la creación de la  Sala de Conciertos Walt Disney , hogar de la Filarmónica de Los Ángeles: “ Quería algo que llevara el nombre de mi padre, que vendría de su riqueza pero no sería comercial “, dijo. “Es una cosa maravillosa para la ciudad”.

En muchos sentidos, la impresionante colección de arte de la pareja refleja la vivaz infancia de Diane en Los Ángeles. Las pinturas de Albert Bierstadt (1830-1902) encapsulan el espíritu pionero de California de su padre, mientras que las obras del artista pop Wayne Thiebaud (n. 1920) y el pintor abstracto Richard Diebenkorn (1922-1993) revelan su profunda influencia en una generación de artistas más jóvenes. . Los aspectos más destacados de la colección se muestran a continuación.

Richard Diebenkorn,  Ocean Park # 108

Ocean Park # 108 (1978) de Richard Diebenkorn pertenece a una serie que el artista comenzó en Santa Mónica a fines de la década de 1960. Las pinturas de Ocean Park se inspiraron en su viaje diario al estudio a lo largo de la Pacific Coast Highway, con los colores blanqueados y los suaves tonos ámbar que evocan el brillo del océano y la extensión de la playa, al tiempo que capturan la luz, el espacio y las infinitas posibilidades de La tierra dorada.

Richard Diebenkorn,  Ocean Park # 108, 1978 . Estimación: $ 7,000,000-9,000,000. Ofrecido en la venta nocturna de posguerra y arte contemporáneo el 13 de noviembre en Christie’s New York. Obra © The Richard Diebenkorn Foundation

De hecho, los llamativos resúmenes californianos de Diebenkorn tienen una deuda con Walt Disney. En 1945, durante la Segunda Guerra Mundial, el joven artista fue enviado a Hawai para trabajar en cartografía junto a un grupo amigable de animadores de Disney. Fue allí donde aprendió a traducir imágenes tridimensionales en un plano bidimensional, un elemento clave en sus pinturas posteriores.


Richard Diebenkorn,  esquina del estudio

Richard Diebenkorn,  Rincón de estudio,  1961 . Estimación: $ 1,500,000-2,000,000. Ofrecido en la  venta nocturna de posguerra y arte contemporáneo el 13 de noviembre en Christie’s en Nueva York. Obra © The Richard Diebenkorn Foundation

También se ofrece a la venta de la colección Corner of Studio (1961), que fue pintado casi dos décadas antes en el apogeo del período figurativo de Diebenkorn. Representa el primer estudio del artista en un edificio industrial en ruinas en Oakland, California, que alquiló desde 1958.  

Según el amigo de Diebenkorn, el pintor William Brice, el artista era un inquilino fastidioso: “no le gustaba que nadie se metiera con su estudio, le gustaba el aspecto de su lugar en la continuidad de su vida en él”. La desfiguración de esa continuidad fue una violación ‘. 

Wayne Thiebaud,  Mickey Mouse , 1988 . Estimación: $ 400,000-600,000. Ofrecido en la sesión matutina de posguerra y arte contemporáneo el 14 de noviembre en Christie’s New York. Artwork © 2019 Wayne Thiebaud / Licenciado por VAGA en Artists Rights Society (ARS), NY

Wayne Thiebaud,  Mickey Mouse

El artista pop Wayne Thiebaud también consideró a Disney como una influencia, ya que comenzó su carrera como animador en los estudios de Disney, dibujando personajes como Jiminy Cricket, Donald Duck y Goofy. Estas fueron las primeras inspiraciones de lo que se convertiría en su característico realismo estilizado en vibrante tecnicolor.

Al igual que Disney, Thiebaud estaba fascinado por las posibilidades pictóricas de los objetos de la vida cotidiana estadounidense, y sus lienzos contarían con pasteles de crema, máquinas de chicles y electrodomésticos modernos. En  Mickey Mouse (1988), el artista tomó el icónico personaje de dibujos animados y agregó drama y complejidad a la imagen, con el resultado evocando la edad de oro de Disney.


Albert Bierstadt,  Las Rocosas Americanas

Albert Bierstadt,  The American Rockies . Estimación: $ 120,000-180,000. Ofrecido en American Art el 20 de noviembre en Christie’s New York

Otros trabajos de la Colección Disney Miller capturan ese espíritu pionero encarnado por Walt Disney. El artista germano-estadounidense Albert Bierstadt (1830-1902) está asociado con el grupo de pintores románticos del siglo XIX conocido como Hudson River School, que buscaba glorificar la naturaleza salvaje del oeste americano.

En la década de 1860, Bierstadt viajó extensamente por las Montañas Rocosas, creando vistas panorámicas del territorio fronterizo para un público estadounidense dispuesto a maravillarse con la magnificencia de su nuevo mundo. Muchos de estos paisajes sublimes ahora se pueden encontrar en los principales museos, incluido el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y la Galería Nacional de Arte de Washington, DC .

Andrew Wyeth,  Oliver’s Cap , 1981. Estimación: $ 3,000,000-5,000,000. Ofrecido en American Art el 20 de noviembre en Christie’s New York. Artwork © 2019 Andrew Wyeth / Artists Rights Society (ARS), Nueva York

Andrew Wyeth,  la gorra de Oliver

Walt Disney fue un narrador supremo, que transfirió a generaciones de niños con sus muy queridos cuentos de hadas. Las pinturas evocadoras del artista realista rural Andrew Wyeth (1917-2009) también cuentan historias, a menudo melancólicas, sobre la psique estadounidense.

Cuando la familia Disney Miller compró  Oliver’s Cap (1981), Wyeth escribió: “ Considero que es una de mis fotos más ricas y personales: este es un retrato de la casa Winfield en la Ruta Uno cerca de Chadds Ford. Cuando era niño, pasaba el domingo por la tarde con mi padre y veía a la familia Winfield reunida en el jardín lateral. Pasaron muchos años y la primavera pasada pasé por este mismo lugar y solo había una sombrilla de playa y una silla vacía. Siento que la pintura cuenta toda la historia.

Christie's- The Pink Legacy Diamond
, , , , , , , ,

Christie’s- The Pink Legacy Diamond

Rahul Kadakia, Jefe Internacional de Joyería en Christie’s, explica por qué este espectacular diamante Fancy Vivid Pink de 18.96 quilates se vendió por CHF50,375,000 en Ginebra

“La saturación, la intensidad de esta piedra es tan buena como la de un diamante de color”, afirma Rahul Kadakia, Jefe Internacional de Joyería, de Pink Legacy, un extraordinario diamante Fancy Vivid Pink de 18.96 quilates que se vendió por CHF50,375,000 en la   subasta de Magnificent Jewels el 13 de noviembre en Christie’s en Ginebra , y sus nuevos propietarios, Harry Winston , lo rebautizaron rápidamente como The Winston Pink Legacy .

Christie's- The Pink Legacy Diamond

Christie’s- The Pink Legacy Diamond

Christie’s- The Pink Legacy Diamond

“Encontrar un diamante de este tamaño con este color es bastante irreal”, continúa. ‘Puede ver este color en un diamante rosa de menos de un quilate. Pero esto es casi 19 quilates y es tan rosa como puede ser. Es increíble.’

Los científicos clasifican los diamantes en dos ‘tipos’ principales: Tipo I y Tipo II. En este último, el diamante tiene un color particularmente raro, casi homogéneo. ” Los diamantes rosados caen en la rara categoría de diamantes Tipo IIa”, explica el especialista. ‘Estas son piedras que tienen poco o ningún rastro de nitrógeno, y representan menos del dos por ciento de todos los diamantes de gemas. Las piedras de tipo IIa son algunos de los diamantes más químicamente puros, a menudo con una transparencia y brillo excepcionales.

Mientras que la mayoría de los diamantes rosados ​​exhiben un modificador de color como púrpura, naranja, marrón o gris, el Legado Rosa no muestra rastros de un color secundario. Su distribución uniforme del color, combinada con una saturación equilibrada, tono y tono rosado directo, califica el diamante de 18.96 quilates para la codiciada clasificación de color ‘Fancy Vivid’ del Instituto Gemológico de América (GIA). Solo uno de cada 1,000,000 diamantes posee un color lo suficientemente profundo como para calificar como ‘Fancy Vivid’, y el Winston Legacy estableció un nuevo precio récord por quilate para un diamante rosa.

‘Los diamantes rosados ​​de cualquier tamaño y profundidad de color siempre han tenido un encanto especial. Este diamante rosado de talla esmeralda de 18.96 quilates se encuentra entre las piedras preciosas más raras ‘- Tom Moses, Vicepresidente Ejecutivo GIA

En la gama Fancy Vivid Pink, rara vez se encuentran diamantes de más de cinco o seis quilates. De hecho, menos del 10 por ciento de los diamantes rosados ​​pesan más de un quinto de un quilate. En la sala de ventas, los diamantes Fancy Vivid Pink de más de 10 quilates son prácticamente desconocidos: en más de 250 años de historia de subastas en Christie’s, solo cuatro de esas piedras han aparecido a la venta.

Christie's- The Pink Legacy Diamond

El diamante Pink Legacy en un anillo

Impulsados ​​por la demanda del coleccionista y una oferta cada vez más limitada, los precios de los diamantes rosados ​​grandes de alta calidad han aumentado exponencialmente a lo largo de los años. Este  mercado en auge  alcanzó un nivel histórico en Hong Kong en noviembre de 2017 cuando Christie’s vendió ‘ The Pink Promise ‘, un diamante Fancy Vivid Pink de forma ovalada de poco menos de 15 quilates, por $ 32,480,500, la friolera de $ 2,175,519 por quilate. La cifra sigue siendo el precio récord mundial de subasta por quilate para cualquier diamante rosa.

Este incomparable diamante rosa ha descendido de la familia Oppenheimer y su venta fue un momento importante en la historia de las subastas.

Para actualizaciones periódicas de joyas, siga  @christiesjewels en Instagram

CHRISTIE'S - En la cama con Marilyn Monroe
, , ,

CHRISTIE’S – En la cama con Marilyn Monroe

El fotógrafo Douglas Kirkland recuerda la noche en que ‘hizo magia’ con el ícono de la película, y la cámara que lo capturó todo

En una oscura noche de noviembre de 1961, el fotógrafo canadiense de 27 años Douglas Kirkland esperó nerviosamente a Marilyn Monroe en el estudio de Hollywood que había alquilado para su sesión de fotos programada.

El fotógrafo de rostro fresco, que se había hecho famoso por fotografiar a estrellas de Hollywood como  Elizabeth Taylor y Marlene Dietrich, recibió el encargo de capturar una imagen “chisporroteante” de la sirena de la pantalla para   el número del 25 aniversario de la revista Look .

marilyn-monroe-douglas-kirkland-19-900-900x614

marilyn-monroe-douglas-kirkland

CHRISTIE’S – En la cama con marilyn

En 1961, Monroe estaba en la cima de su estrellato. Tenía una serie de éxitos de taquilla de Hollywood a su nombre, incluidos  Some Like It Hot ,  Gentleman Prefer Blondes ,  Bus Stop ,  The Seven Year Itch  y  The Misfits, pero sus matrimonios con Joe DiMaggio y Arthur Miller habían fracasado. Con 35 años, se había mudado recientemente a California después de seis años de distancia.

Kirkland se había mudado a Nueva York cuando tenía poco más de veinte años para ocupar el puesto de  asistente de Irving Penn antes de ser contratado como fotógrafo de plantilla en  Look . Llevaba solo 18 meses en la revista cuando se le asignó su desafío más estimulante hasta la fecha.

El Marilyn Monroe / Douglas Kirkland Hasselblad, A 1959 Hasselblad 500c no. 36980 . Junto con dos respaldos de revista, dos lentes Carl Zeiss, 50 mm y 150 mm, y dos impresiones de pigmentos de archivo de edición limitada de 40 x 60. Ofrecido en  The Exceptional Sale  el 29 de octubre de 2019 en Christie’s en Nueva York

La noche que Marilyn Monroe y Douglas Kirkland pasaron juntos fue íntima, sexualmente cargada y “extraordinaria”, según recuerda, y la química entre ellos resultó en algunas de las fotografías más famosas de uno de los íconos más importantes del siglo XX.

El rodaje ayudó a asegurar la reputación de Kirkland y pasó a disfrutar de una larga e ilustre carrera en el fotoperiodismo, protagonizando estrellas como Julie Christie, Brigitte Bardot y Audrey Hepburn. Trágicamente, dentro de un año Marilyn Monroe estaría muerta.

El 29 de octubre en Christie’s en Nueva York, la Hasselblad (n. 36980) de 1959 que Kirkland solía tomar esas fotos de Marilyn Monroe (así como muchas otras), junto con dos respaldos de revista, dos lentes Carl Zeiss y dos de edición limitada impresiones de pigmentos de archivo: se ofrecerán en  The Exceptional Sale . Pero primero, retrocedamos casi 60 años para contar la historia de la noche que capturó la cámara.

Unos días antes del rodaje en noviembre de 1961, Douglas Kirkland y dos de sus colegas de la revista se reunieron con Marilyn Monroe y su agente en el apartamento de Beverly Hills. “Mi mayor dificultad como fotógrafo muy joven”, recuerda Kirkland, que ahora tiene 85 años, “le estaba diciendo a Marilyn exactamente cómo quería fotografiarla”.

No necesitaba haberse preocupado. Monroe se hizo cargo, asegurándole que todo lo que necesitaban para hacer magia juntos era una cama, una sábana de seda blanca, algunos discos de Frank Sinatra y un montón de champán Dom Pérignon. “Ella entendió mis ideas y las articuló mejor de lo que yo había podido hacer”, dice Kirkland.

“Aprendí una importante lección de ella: si quieres obtener su actuación más sobresaliente, trata a una estrella como la princesa que quieres que esté frente a tu lente”.

Sin embargo, los nervios de Kirkland pronto reaparecerían. La noche del rodaje, Marilyn llegó tarde. Dos horas tarde. “Ella siempre aparece”, dijo tranquilizadoramente el agente de prensa de Marilyn, mientras el fotógrafo paseaba ansioso y seguía mirando el visor del Hasselblad.

Finalmente, la estrella hizo su entrada en lo que Kirkland describe como un “estallido de belleza etérea”. Inmediatamente sirvió el champán helado, seleccionó un disco de Sinatra y puso la aguja en el vinilo. Marilyn, mientras tanto, entró al vestidor.

El primer montaje vio a Marilyn con un vestido, pero claramente no estaba a gusto. Volviendo al vestuario, se quitó la ropa antes de deslizarse sin previo aviso en la cama sin hacer, envolviéndose seductoramente en la sábana de seda blanca.

“Esto fue, por supuesto, muy emocionante para mí en mi forma de joven”, dice Kirkland. Quiero decir, aquí estaba con Marilyn Monroe delante de mí. Estaba al alcance de la mano, girando y girando debajo de esa sábana, que era semitransparente.

Kirkland se alejó bruscamente cuando Marilyn se prendió y jugó para la cámara, los dos encerrados en un baile coqueto. La tarde dio un giro inesperado cuando Marilyn solicitó estar a solas con el fotógrafo. “Fue extremadamente íntimo”, recuerda. ‘Solo fui yo, la cámara y Marilyn.

‘Ni siquiera usé una luz estroboscópica; solo una luz de inundación, una luz constante, para que no haya interrupción del flash ”, explica. ‘Marilyn me mostró cómo se sentía, deslizándose eróticamente entre las sábanas. Seguí disparando.

Este inolvidable encuentro uno a uno tuvo un impacto duradero en Kirkland. “La Marilyn Monroe con la que había estado esa noche del rodaje, sin duda, me aferró firmemente”, admite. ‘Llegó en una visión nebulosa y cuando se fue fue como si se hubiera evaporado. Admití con vergüenza que la echaba de menos.

Pero nunca hubo una sola Marilyn. “Había una chica soleada al lado de nuestra primera reunión”, recuerda Kirkland. ‘Luego estaba la “verdadera” Marilyn de la noche de nuestro rodaje: la belleza respirable y sexy de la que todos los hombres de sangre roja estaban enamorados. Y, por último, estaba la mujer más oscura y triste con la que me senté a revisar mis fotos una semana después. Nunca estuve con el mismo individuo dos veces.

Las fotografías de Kirkland de esa noche memorable se encuentran entre las últimas imágenes profesionales de Marilyn tomadas. “Lo que surgió de esos poderosos sentimientos que tuvimos esa noche fueron las imágenes”, confirma. Los dos estábamos en un borde tan fino y tambaleante. Finalmente, toda esa energía fusionada se canalizó directamente a la lente. Eso es lo que veo y recuerdo cuando veo estas fotos.

Fuente contenido: CHRISTIE’S

Fotografia:  Douglas Kirkland

COLECCIONISMO: MODA – CHRISTIE’S – Sale a subasta, el bolso más caro del mundo – The Mouawad 1001 Nights Diamond Purse

The Mouawad 1001 Nights Diamond Purse

Romanticismo y belleza confluyen en un bolso que es una joya o una joya que es un bolso, una de inspiración de cuento y de ensueño árabe, de las 1001 noches y más de 4500 diamantes de diferentes tallas y color.

CHRISTIE’S SUBASTARÁ EL BOLSO MÁS CARO DEL MUNDO, UNA PIEZA ÚNICA DEL JOYERO ROBERT MOUAWAD CON 4.517 DIAMANTES.

El bolso más caro del mundo, inspirado en las 1001 noches, fue presentado en sociedad en el año 2010; es una creación del joyero Robert Mouawad y su elevado precio -casi 4 millones de dólares- se debía principalmente a los 4.517 diamantes que lo decoraban.

Este magnífico bolso joya ha vuelto al mercado de la mano de la exclusiva firma de subastas de lujo Christie’s; será subastado en Hong Kong, de ahí que haya sido en esta ciudad asiática donde hemos vuelto a verlo pero no será su único destino, antes de llegar a su subasta final, que será privada, visitará Ginebra y Londres para tentar a posibles compradores. ¿Qué precio alcanzará? resulta difícil saberlo, lo que no parece probable es que deje de ser lo que fue en 2010: el bolso más caro del mundo.

El bolso de las 1001 noches es un detallado trabajo de artesanía, un clutch en forma de corazón que se decora con 105 diamantes amarillos, 56 diamantes rosas y 4.356 diamantes sin color; en total, este bolso joya es una pieza de 381 quilates que, además del valor de los diamantes, suma el de un intenso trabajo de artesanía de más de 8500 horas en el taller de su creador, el joyero Robert Mouawad.

Lo vimos en Hong Kong hace unos días y volveremos a verlo en Ginebra del 9 al 13 de noviembre para trasladarse a continuación a Londres; después volverá a Hong Kong para rendirse al poder del mazo de Christie’s ¿qué precio alcanzará? se admiten apuestas… y pujas, sirva como pista su precio de venta en 2010, el año de su estreno: 3.800.000 dólares (algo más de 3.200.000 euros).

, , , , , , , , , , ,

MODA: Coleccionismo – Himalaya Birkin, un nuevo récord para Hermés

Himalaya Birkin, los más preciados

Un Birkin de la lujosa y prestigiosa firma “Hermès” ha vuelto a romper el récord mundial con el mayor precio pagado jamás en una subasta por un bolso.

El acto ha tenido lugar en un evento en Hong Kong, donde un comprador ha pagado un total de casi 340.000 euros (380.000 dólares) por un Birkin.

La subasta estuvo organizada por la casa Christie’s, que no dió a conocer el nombre del comprador por su petición.

Aún así, sí ha compartido algunos detalles del bolso en un comunicado.

Se trata de una pieza creada en 2014, de piel de cocodrilo, con asas incrustadas en 205 diamantes y hebillas de oro de 18 quilates.

La puja telefónica duró hasta 15 minutos.

Christie’s consiguió un precio muy elevado el año pasado por un bolso muy parecido. Pero sin duda, este año, ha superado yla ya existosa cifra de 300.000 dólares.

Este modelo en concreto, conocido como Himalaya Birkin, le debe su nombre a su color, que varía entre tonos grises y blancos perlados, evocando la apariencia de la cima de las montañas.

La compañía asegura que se trata de un bolso excepcionalmente raro, y solo se hacen uno o dos al año por el largo proceso que conlleva tratar la piel de cocodrilo para conseguir este aspecto.

Es por esto que aún lo hace más especial, pues es muy larga la espera para consegir un bolso así.

Este Himalaya Birkin se creo en homenaje a la cantante y actriz británica Jane Birkin.