, ,

BUSINESS: Michael Kors compra Jimmy Choo y así, amplia su imperio

La marca de zapatos preferida para las protagonistas y amantes de la serie “Sexo en Nueva York” ha sido comprada por otro gigante de la moda.

A finales de abril, Jimmy Choo anunciaba su puesta en venta tras pertenecer a Jab Luxury como parte de una “revisión estratégica” de la empresa. Tras tres meses de negociación, se ha hecho pública la adquisición de la marca por el grupo Michael Kors, que apostará por los accesorios británicos a golpe de 1.200 millones de dólares (unos 1.030 millones de euros). La compra de Jimmy Choo supone un salto cualitativo importante para Michael Kors que pagará a los accionistas de la británica unos 230 peniques por acción, valorando la totalidad de la firma en 1.350 millones de dólares.

El presidente de Michael Kors, John D. Idol, no ha escatimado en elogios hacia la firma adquirida, “una icónica marca que se ha hecho un hueco en el mundo del lujo gracias a un calzado lleno de glamour”. Además apuntó que la marca está más que preparada para desarrollar un crecimiento significativo en el futuro de Michael Kors. Por eso, parece que no van a mover muchas teclas en cuanto a la dirección y personal de Jimmy Choo pues valoran positivamente el trabajo de Pierre Denis al frente de la compañía, cuyas ventas han crecido por encima de los dos dígitos en los últimos años.

En la puja por Jimmy Choo entraron también en juego el fondo chino Fosum, Interparfums o Coach; esta última, finalmente, se ha hecho con Kate Spade, por la que también peleó en su día Michael Kors.

Con esta transacción, el grupo americano tiene como objetivo incrementar las ventas de su nueva marca en hasta 1.000 millones de dólares y diversificar su producto.

Des que en su día Lady Di se convirtiera en la gran embajadora de la marca, Jimmy Choo es una apuesta segura para cualquier ocasión en la que se haya de vestir bien. Es una de las firmas de accesorios de lujo más escogida y valorada por las estrellas a la hora de presentarse en sociedad. Saben que no solamente van a brillar ellas sino que también lo harán sus zapatos.