,

ÚNICO RESERVA ESPECIAL – VEGA SICILIA

AFRONTAR EL CAMINO CON DETERMINACIÓN
Huyendo de artificios y modas efímeras

Esta manera de entender las cosas nos lleva a redescubrir y mantener tradiciones profundamente enraizadas en la cultura del vino. Muestra de ello es la tonelería que nutre de barricas a la bodega. En ella se construyen todas las barricas de madera americana y sirve de taller de reparación de las de madera francesa, que vienen a la bodega ya ensambladas desde Francia.

vega-siciliaBODEGA

vega-siciliaBODEGA

El propio Único Reserva Especial es el tributo que se rinde a una tradición ya en desuso en las bodegas españolas. Antes todas las bodegas poseían un vino especial, sin añada, que se elaboraba ensamblando varias cosechas de otros. Esta práctica cayó en el olvido por la dificultad que tenía el mercado en comprender un vino así dada la gran importancia de la añada en el mercado del vino.
Otro ejemplo de la clara vocación por expresar la verdad de nuestras acciones es la paradoja de la edad de la viña. Ahora que parece que todo el mundo tiene viñas viejas sin las cuales parece imposible elaborar; en TEMPOS Vega Sicilia la edad media de la viña en producción es de unos 35 años, con menos de 10 años la uva obtenida de la planta no se emplea para elaborar vinos y una vez que ha alcanzado una edad suficiente se renueva la plantación para seguir manteniendo una calidad idónea.

ÚNICO RESERVA ESPECIAL

ÚNICO RESERVA ESPECIAL

Es el tinto que no lleva añada, el tributo a la tradición, con este vino, la bodega desea continuar una costumbre española muy antigua y conjugar también el equilibrio entre añadas. Tradicionalmente, en España, las escasísimas bodegas que contaban con un proceso de embotellado elaboraban dos tipos de vinos en cada vendimia: el del año en curso y otro vino sin una cosecha específica, al que denominaban “Reserva Especial”. Era una mezcla de vinos de las mejores cosechas de la que se desprendía el vino más representativo de la bodega.

El Reserva Especial es el vino con más personalidad, aúna la complejidad del Único multiplicándola por varias añadas y nos ofrece una inmensa gama aromática, elegancia pura en un eterno discurrir por la magia de un mito. Sólo los mejores Únicos sirven para producir Reserva Especial, una mezcla de años, virtudes, experiencias y sentimientos que no hacen sino perfilar la esencia más profunda de un estilo propio e irrepetible,  el estilo Vega Sicilia

image-vega-sicilia-

CAMPO-vega-sicilia

EL MEJOR VINO SIEMPRE ESTÁ POR HACER
La recompensa de dar lo mejor de uno mismo
El rigor y exigencia que mantenemos presentes a la hora de realizar cualquier trabajo tienen como recompensa la obtención de grandes vinos en cualquiera de las zonas en las que se elaboran. Por otro lado la búsqueda de la excelencia en todo lo que se hace  supone tomar decisiones que pueden ser muy costosas para la empresa.

Uno de los ejemplos más claros es la ausencia de Único en aquellas añadas en las que la calidad no está a la altura de los que se espera de la marca. Así, en el 2001 una helada de primavera en el mes de mayo arrasó la viña y aunque posteriormente el ciclo vegetativo de la uva se llevó a buen término y los parámetros de entrada en bodega fueron realmente buenos, se hizo en un período de tiempo muy inferior al normal. Por ello se decidió no elaborar en previsión de
que dentro de 30 años el vino de esta añada no esté a la altura de las circunstancias.
Otro de los ejemplos significativos que muestran esta filosofía a nivel de viña es el hecho de esperar un mínimo de diez años para utilizar la uva de las plantas en producción. Este tiempo hace que la planta se forme correctamente y ofrezca uvas de gran calidad, indispensables para elaborar estos vinos.

Buscar la excelencia en todo lo que se hace es una tarea larga e infinita, perfectamente resumida en la frase “El mejor vino siempre está por hacer” que suena en cualquiera de las bodegas del grupo.

UNA HISTORIA DE ILUSIÓN
Y COMPROMISO

Una manera de entender la vida

Cuando Vega Sicilia pasó a formar parte  de la vida de la familia Álvarez en 1982 se pusieron los cimientos para la creación de TEMPOS Vega Sicilia. Desde entonces y hasta ahora se ha ido produciendo un crecimiento sólido y firme, la incorporación de vinos elaborados en distintas zonas vitivinícolas, el acercamiento de nuevos consumidores por todo el mundo y el asentamiento de las bases para un futuro prometedor y lleno de éxitos.