,

ARTE: Una exposición sobre el desarrollo creativo de Andy Warhol

La muestra subraya la forma con la que Andy Warhol (Pittsburgh, 1928 – Nueva York, 1987) capta el culto a la mercancía surgido de las invenciones industriales del siglo XIX.

Siempre atento al avance técnico e industrial, Warhol usó todo tipo de técnicas y de máquinas, desde la serigrafía hasta la grabadora de vídeo, con patrones productivos que él mismo definió como “propios de una cadena de montaje”.

Este arte mecánico, aparentemente impersonal, niega cínicamente toda carga espiritual intencionada. El silencio nihilista de Warhol es, de hecho, uno de los factores que dan altura poética a su trabajo. Junto a una selección de ensayos escritos por teóricos de su obra, la exposición incluye una sección de retratos del artista, tomados por fotógrafos como Alberto Schommer, Richard Avedon o Robert Mapplethorpe.

Creador de obras que entraron a formar parte de la historia oficial del arte al mismo tiempo que arraigaron en el imaginario popular contemporáneo.

Una exposición sobre el desarrollo creativo de Andy Warhol, desde sus inicios como diseñador gráfico en Nueva York hasta su muerte, convertido ya en un mito universal del arte pop.

 

Andy Warhol, Brillo BOX, 1964-1968. Serigrafía y acrílico sobre madera contrachapada. Museo Coleção Berardo, Lisboa. © 2017 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / VEGAP.

Andy Warhol, Silver Liz, 1963. Serigrafía, polímero sintético y acrílico sobre lienzo. Colección Froelich, Leinfelden-Echterdingen. © 2017 The Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Inc. / VEGAP.

LOS ROLLING STONES, JEAN M. BASQUIAT, MARCEL DUCHAMP, MARYLIN MONROE, ELVIS PRESLEY O DAVID BOWIE FUERON TRANSFORMADOS EN MERCANCÍA CULTURAL POR LA MANO DE WARHOL.

La muestra subraya la forma con la que Andy Warhol (Pittsburgh, 1928 – Nueva York, 1987) capta el culto a la mercancía surgido de las invenciones industriales del siglo XIX. Siempre atento al avance técnico e industrial, Warhol usó todo tipo de técnicas y de máquinas, desde la serigrafía hasta la grabadora de vídeo, con patrones productivos que él mismo definió como “propios de una cadena de montaje”.

Este arte mecánico, aparentemente impersonal, niega cínicamente toda carga espiritual intencionada. El silencio nihilista de Warhol es, de hecho, uno de los factores que dan altura poética a su trabajo. Junto a una selección de ensayos escritos por teóricos de su obra, la exposición incluye una sección de retratos del artista, tomados por fotógrafos como Alberto Schommer, Richard Avedon o Robert Mapplethorpe.

ENTRE LA ÉLITE INTELECTUAL Y LAS MASAS POPULARES
Warhol se consagró como el artista pop por excelencia en los años sesenta, tanto entre la élite intelectual como entre el gran público, gracias a obras basadas en la reformulación de diferentes productos de consumo como las series de sopas Campbell’s o la transformación de grandes iconos de su tiempo, como actores, políticos o cantantes. Siguiendo el mismo principio de fusión, desarrolló la Silver Factory, un laboratorio cultural experimental que era, a la vez, sede de un nuevo tipo de empresa cultural.