Entradas

, , , ,

El Tourbillon RM 020 Richard Mille reinterpreta el clásico reloj de bolsillo

Hay algo maravillosamente teatral en un reloj de bolsillo: un dispositivo secreto que se produce con una floritura para hacer que el tiempo esté disponible como por arte de magia. En un universo dickensiano era un medio cazador o somesuch de oro, usado por un caballero corpulento de medios. En el mundo de hoy, sin embargo, solo un reloj de bolsillo de estilo singular servirá.

El Tourbillon RM 020 Richard Mille reinterpreta el clásico reloj de bolsillo

El compromiso de experimentar es evidente ya que este reloj de bolsillo para el siglo XXI abandona la forma redonda para volverse rectangular

Richard Mille ha reinterpretado el clásico reloj de bolsillo de una manera espectacular y hermosa con el tourbillon RM 020, un movimiento de cuerda manual con horas, minutos y reserva de marcha.

Todo comienza con la placa base, que únicamente para un reloj de bolsillo no es metálica. Un material compuesto isotrópico creado de nanofibras de carbono moldeadas a alta temperatura y presión proporciona una estabilidad extraordinaria, como lo demuestra su uso original en los aviones de la fuerza aérea de los EE. UU.

Este alto grado de integridad bajo cualquier condición merece un uso ampliado del material en toda la cartera de tourbillon de Richard Mille. Todo es parte de un compromiso de experimentación con nuevos materiales, ampliando los límites de la manera típica de Richard Mille.

La nano-fibra de carbono tiene un gran valor estético. Si bien la cara es un país de las maravillas absoluto de las partes móviles, la parte posterior tiene una elegancia muy moderada: el mecanismo de ajuste de tiempo modular con sus ruedas bellamente terminadas se ajusta al negro de la nanofibra de carbono, lo que le da una simplicidad arquitectónica. Esta posición también tiene la ventaja obvia de la facilidad de mantenimiento, sin necesidad de desmontaje.

La parte posterior del RM 020 tiene una elegancia muy moderada contra la parte posterior de la nanofibra de carbono.

Hemos aprendido a esperar lo inesperado de Richard Mille. Así que olvídate de una caja redonda: es un reloj rectangular, de 62 mm de largo y 52 mm de ancho. La banda de la caja es de titanio con biseles delanteros y traseros en oro rojo de 18 quilates, oro blanco o tornillos estriados de titanio y titanio para sujetar los puentes a la caja. La cadena del reloj también es de titanio con un mecanismo de liberación rápida. La corona de limitación de par, fabricada por Cheval a las 12 en punto, activa el selector de funciones a través del devanado, neutral y ajuste, que se muestra en el dial con una pequeña manecilla a las 4 en punto. Por su propia naturaleza, evita el rebobinado que puede ser tan perjudicial. Es engañosamente simple ya que la cadena, el cierre, la tapa de la corona y el soporte de escritorio requieren 580 operaciones separadas y tienen 189 componentes.

El RM 020 es un reloj rectangular, de 62 mm de largo y 52 mm de ancho.

Además del indicador de selección de funciones, la reserva de energía de 10 días se indica en el dial mediante una escala numérica entre las 9 y las 10 en punto. Estos son discretos, mientras que los números blancos y las manecillas de horas y minutos con punta son grandes y audaces. Está mirando profundamente en la cara que muestra dónde sucede la magia.

En el pasado, los caballeros que poseían relojes de bolsillo viajaban a caballo o en carruajes por caminos llenos de baches, lo que no ayudaba al cronometraje de precisión. La invención del tourbillon en el siglo XIX dio a los relojes de bolsillo la estabilidad que tanto necesitaban. Al igual que el soporte de escritorio, el tourbillon se remonta a los primeros días de la historia de los relojes de bolsillo. Así como la transformación de un reloj de bolsillo en un pendulette de bureau es una extensión elegante de su uso, también es evidente que incorporar un tourbillon en el RM 020 es tanto un saludo al pasado como una característica práctica.

El RM 020 es un reloj rectangular, de 62 mm de largo y 52 mm de ancho.

El RM 020 es un reloj rectangular, de 62 mm de largo y 52 mm de ancho.

 

En años anteriores, solo funcionaría un reloj de bolsillo de estilo singular. Parece que nada ha cambiado en ese sentido.

Los diseñadores y fabricantes de relojes de bolsillo siempre abordaban problemas para mejorar el rendimiento. El RM 020 presenta la inercia variable, el equilibrio de resorte libre con un resorte demasiado frío que fue diseñado para generaciones anteriores de relojes de bolsillo. Protege contra las respuestas adversas a los golpes o al ensamblar y reensamblar el movimiento.

Esto de ninguna manera agota las características técnicas distintivas del RM 020 que incluye un trinquete de barril con retroceso progresivo, dientes de barril sinuosos y piñón de tercera rueda, entre otros, pero los aficionados a Richard Mille sabrán que nada se ha pasado por alto. Este es un reloj de bolsillo para el siglo XXI, un reloj excelente y un accesorio llamativo, con una personalidad propia.

, ,

Breguet Grande Complication Marie-Antoinette | Reloj de bolsillo excepcional

Breguet Grande Complication Marie-Antoinette | Reloj de bolsillo excepcional

Grande Complication n°1160.

María Antonieta poseía por los relojes Breguet una verdadera pasión y había adquirido varios, entre los cuales un reloj perpetuo provisto de un dispositivo de carga automática. En 1783, un misterioso admirador hace un pedido a Breguet para regalarle a la Reina el reloj más espectacular posible y que reuniera todo el saber hacer relojero de la época. El pedido estipula que el oro debería reemplazar donde sea posible los demás metales y que las complicaciones relojeras deben ser múltiples y variadas.
n.g.hayek_marie-antoinette_0 (1)

n.g.hayek_marie-antoinette_0 (1)

“María Antonieta”

Sin límite de tiempo ni de dinero, Breguet que ya es proveedor de la Corte, tiene carta blanca. Desgraciadamente, la Reina no tendrá jamás la oportunidad de contemplar su reloj nº160, llamado “María Antonieta” que sólo se terminará en 1827, es decir, 34 años después de su muerte, 4 años después de la muerte de A.-L. Breguet y 44 años después de que fuera encargado. Tanto su extrema complejidad como su fabulosa historia han obsesionado el mundo relojero y el espíritu de los coleccio­nistas durante más de dos siglos.

Robado en 1983 en un museo de Jerusalén

Robado en 1983 en un museo de Jerusalén para luego ser encontrado en diciembre de 2007, esta obra maestra del arte relojero conoció un destino tan enigmático y velado de misterio que se ha vuelto un verdadero objeto de fascinación. Al parecer, pasaron casi 44 años hasta que el reloj fue terminado y Maria Antonieta no vivió para verlo finalizado, así que permaneció en manos de la compañía Breguet, que fue la que lo creó. Cuando el reloj fue recuperado en 2007, tras sufrir un robo en el Instituto L.A. Mayer de Arte Islámico en Jerusalén, se calculó que el precio de dicha joya era de 27 millones de euros.

Relojeros de la Fábrica Breguet y reloj de bolsillo excepcional

En 2004, Nicolas G. Hayek propone a sus relojeros de la Fábrica Breguet el reto de reproducir una copia perfecta de este reloj de bolsillo excepcional. Volver a fabricar tal número de complicaciones únicamente sobre la base de documentos fue un verdadero desafío para los relojeros de la Fábrica. Investigaciones realizadas a partir de archivos y de dibujos originales del Museo Breguet así como de lugares culturales emblemáticos como el Museo de Artes y Oficios de París, cons­tituyeron la única base de información disponible para cada función o elemento estético.

Exámenes comparativos de relojes antiguos, en especial del reloj del Duque de Praslin, aportaron nuevos elementos sobre la estética y las técnicas relojeras de la época. Estos estudios revelaron unas técnicas hoy en día desaparecidas y que han permitido a Breguet fabricar un reloj en todo fiel al original. Reloj perpetuo con repetición de minutos sonando las horas a discreción, los cuartos y los minutos, el nuevo María Antonieta posee todos los componentes de una obra de arte. Un calendario perpetuo completo indica la fecha, el día y el mes, respectivamente a las dos, seis y ocho horas. La ecuación del tiempo a las diez horas anuncia la diferencia cotidiana entre el tiempo solar y el tiempo civil. En el centro, las horas saltantes y los minutos acogen un segundero grande indepen­diente, precursor del cronógrafo, mientras que el pequeño segundero se encuentra a las seis. El indicador de reserva de marcha de 48 horas está al lado de un termómetro bimetálico.

823 componentes

El movimiento de carga automática, llamado perpetuo, integra 823 componentes con acabados excepcionales. Las platinas, los puentes, la pieza móvil más pequeña de engranaje del minutero, del calendario y de la repetición están fabricados en oro rosa pulido con madera. Los tornillos son de acero azul y pulido, los puntos de fricción, agujeros y niveles engastados con zafiros. El ingenioso mecanismo está además provisto de un modelo particular de escape de palancas naturales, de un espiral cilíndrico de oro y de un volante bimetálico. Un dispositivo antichoque con doble pare-chute protege el eje del volante así como los árboles de la masa de carga contra los golpes y las sacudidas.

Versailles

En abril 2008, después de cuatro años de trabajo de reconstrucción, el nuevo reloj María Antonieta está ya en su suntuoso joyero, tallado en el roble de Versalles bajo el cual a la Reina le gustaba descansar. Después de haber sufrido una tor­menta y una sequía, la Propiedad de Versailles se vio obligada a talar este roble mítico antes de regalarlo a Nicolas G. Hayek por su cumpleaños.

Más Relojes de lujo: Breguet marine