Entradas

, , , ,

Un 65% de padres de menores de 6 años no sabe cómo proteger a sus hijos de la adicción a internet

Un 65% de padres de menores de 6 años no sabe cómo proteger a sus hijos de la adicción a internet

Observatorio sobre el uso de Internet en menores de edad: riesgos, beneficios y límites

Un 42% de los padres de niños menores de 6 años ha detectado que su hijo/a se enfada, se pone nervioso o triste cuando no puede conectarse a Internet
Un 78% de madres y padres no tiene información para proteger a sus hijos de los peligros de Internet
Un 93% de menores de 6 años tiene dispositivos con Internet
Un 36% de los niños empieza a usar Internet con 3 años o menos
Un 94% de madres y padres está en contra de que los niños de 3 años o menos usen Internet

Barcelona, 17 de septiembre de 2021. Montessori Canela Internacional (OMCI), organización centrada en transformar la educación, presenta los resultados de su estudio Observatorio sobre el uso de Internet en menores de edad, en el que han participado de forma anónima 430 madres y padres con hijos/as de 3 a 17 años, durante 2021.

Montessori Canela Internacional (OMCI), como organización dedicada a transformar la educación, se preocupa por los efectos que puede tener el uso de dispositivos con acceso a internet en los niños, niñas y adolescentes: “desde nuestro observatorio hemos realizado un proyecto cuyo objetivo es conocer el acceso a Internet que tienen los niños, niñas y adolescentes, los peligros que han podido identificar sus padres, madres o tutores, y las ventajas que puede suponer el uso de estos dispositivos para sus vidas. También quisimos conocer los límites que sus madres, padres y tutores ponen al respecto”.

Relaciones de dependencia a los dispositivos y la adicción a Internet

Un 65% de padres con hijos menores de 6 años no tiene suficiente información para proteger a sus hijos de la adicción a internet, este porcentaje es de 61 % en padres de niños 6 a 12 años y de 60% en padres con hijos de 12 a 18 años.

Un 62% de padres y madres han detectado comportamientos incluidos en los criterios diagnósticos de la adicción a Internet (o similares a estos) en sus hijos/as. Entre ellos, un 37% ha observado que su hijo/a se enfada, se pone nervioso o triste cuando no puede conectarse a Internet. Un 19% ha visto que su hijo/a ha dejado de hacer actividades con los/as amigos/as y la familia para estar más rato conectado/a y un 13% ha notado cambios en los hábitos de sueño de su hijo/a debido al uso de estos dispositivos. Y un 27% de los/as encuestados/as (con hijos/as en edad escolar) ha podido observar cómo su hijo/a prioriza más el ocio en Internet sobre sus estudios.

Cuando les preguntamos de forma abierta muchos padres y madres encuentran muy difícil separarlos de estos dispositivos. Podemos ver un ejemplo en esta cita de una madre de una niña de 3 a 6 años:

“Le proponemos jugar juntas o con otros niños si los hay cerca, algo que implique moverse mucho, sin dispositivos. Sobre otros comportamientos, siento que me manipula, me explica lo bonito que es para que pueda yo verlo y si me descuido, se queda una hora”.

Finalmente, separando por edades, los padres y madres encuestados detectaron comportamientos incluidos en los criterios diagnósticos en un 56% en menores de 6 años. En niños de 6 a 12 años fueron observados por un 60% de padres y madres. En mayores de 12 años el porcentaje sube a 76%. Concretamente, un 42% de los padres de niños menores de 6 años ha detectado que su hijo/a se enfada, se pone nervioso o triste cuando no puede conectarse a Internet, frente a un 39% de padres con hijos de 6 a 12 años y un 28% de padres con hijos de 12 a 18 años. Por otro lado, un 11% de padres con hijos menores de 6 años ha visto que su hijo/a ha dejado de hacer actividades con los/as amigos/as y la familia para estar más rato conectado/a, frente a un 17% con hijos de 6 a 12 años y un 35% de 12 a 18 años. Finalmente, un 6% de los padres con hijos menores de 6 años ha notado cambios en los hábitos de sueño de su hijo/a debido al uso de estos dispositivos, frente a un 9% con hijos de 6 a 12 años y un 29% de 12 a 18 años. Sobre priorizar el uso de internet por ocio a los estudios, se ha detectado en 24% de los hijos de 6 a 12 años y en un 37% de los de 12 a 18 años.

Conocimiento de los peligros de Internet y de las actividades de los hijos/as

Cuando les preguntamos de qué peligros de Internet tienen suficiente información para proteger a sus hijos/hijas correctamente, un 78% reconoce no tener suficiente información para proteger a sus hijos de todos los peligros que hay en Internet.

Un 60% afirma que los tiene para protegerlos de contenidos inapropiados (violentos, pornográficos…).

Además, un 83% afirma no tener suficiente información para proteger a su hijo/a de la iniciación temprana en el sexting. Un 79% reconoce no saber suficiente como para proteger a sus hijos de los virus informáticos. Un 76% necesitaría más información para protegerlos de las ciberestafas. Y un 70% dice no tener suficiente información para proteger a sus hijos del ciberacoso pedófilo. Un 66% afirma no poder protegerlos del ciberbullying. Y un 61% declara no poder protegerlos bien de la adicción a Internet.

A pesar de esta desinformación, los padres y madres afirman tener conocimiento sobre las actividades que realizan sus hijos/as en Internet, un 87% dice conocer más de la mitad. Un 54% afirma saber casi todo lo que sus hijos/as hacen en Internet y solamente un 3% desconoce casi todo lo que hacen sus hijos/as en Internet.

Acceso a Internet en los hogares

Respecto al acceso a los dispositivos con Internet, vimos que disponen de un dispositivo propio para estudiar el 46% de los menores en edad escolar (de 6 a 16 años). Si observamos los datos por grupos de edades encontramos que este porcentaje es del 30% para niños y niñas de 6 a 12 años y del 78% en los de 12 a 16 años. Solamente cerca de un 2% de menores en edad escolar no tiene ningún dispositivo para estudiar en casa.

Si hablamos ahora del ocio, un 26% de menores de entre 3 y 18 años tiene un dispositivo propio para jugar en casa. Este porcentaje aumenta con la edad y casi la mitad (44%) de menores en edades de 12 a 18 años tiene un dispositivo propio para jugar. Respecto a los de 6 a 12 años, un 29% tiene dispositivos propios para ocio y solamente un 4% de ellos no tiene ningún dispositivo con acceso a Internet dedicado a jugar en casa. Finalmente, un 93% de los menores de 6 años tiene dispositivos con Internet dedicados al ocio en casa y un 11% de ellos tiene uno de estos dispositivos para ellos/as solos/as.

Edad de inicio, horas dedicadas y límites

Según las respuestas de madres y padres un 36% de los niños empieza a usar dispositivos con acceso a Internet a la edad de 3 años o menos. A los 6 años, un 62% ya se ha iniciado en su uso. Y antes de los 10 años esta cifra llega a un 85% de niños que ya está utilizando dispositivos con Internet.

Estos datos contrastan con la edad a la que los padres y madres creen que los niños, niñas y adolescentes deberían empezar a usar dichos dispositivos. Pues un 61% considera que hasta pasados los 10 años no debería usarlos. Solamente un 13% considera adecuado su uso antes de los 6 años. Y un 94% está en contra de que los niños de 3 años o menores se inicien en su uso.

Respecto a las horas diarias dedicadas a estar conectados a Internet, un 53% de niños, niñas y adolescentes dedica menos de 2h diarias al uso de dispositivos con Internet. Un 33% dedica entre 2 y 6h diarias. Y un 13% invierte más de 6h diarias.

En el caso de niños/as menores de 6 años, un 76% dedica de 0 a 2h diarias. Un 22% dedica entre 2 y 6h diarias. Y un 1,3% dedica más de 6h al día. No obstante, el 75% de menores de 6 años usa dispositivos con acceso a Internet a diario.

El 43,8% de niños/as en edad escolar dedica menos de 2h diarias al uso de dispositivos con Internet. Un 38,8% dedica entre 2 y 6h diarias. Y un 17,4% invierte en este uso más de 6h diarias. Un 36,8% de ellos dedica la mayoría de ese tiempo a los estudios. Frente a un 45,3% que invierte más tiempo en otras actividades.

No obstante, estos datos se contradicen de nuevo con las horas que los padres y madres piensan que se deberían invertir. El 80% de padres y madres piensa que se deberían invertir menos de 2h diarias. Un 18% opina que entre 2 y 6h diarias. Y solamente un 1,9% que deberían ser más de 6h. Un 22% dice que no deberían usarse nunca.

En el caso de padres de niños/as menores de 6 años, un 98% dice que el uso de estos dispositivos debería ser menor de 2h al día para niños/as de esa edad. El 37% de ellos/as opina que no deberían usarse nunca en estas edades.

En el caso de los padres de niños/as en edad escolar, el 75% cree que su hijo/a no debería estar más de 2h al día con estos dispositivos. Ya sea para jugar o para estudiar. Y un 98% está en contra de que se usen más de 6h al día.

Aunque existen estas variaciones entre lo que debería ser y lo que es, un 84% de padres y madres afirma que hay límites claros en el uso de los dispositivos con Internet en casa. Aunque cuando les preguntamos abiertamente como se aplican esos límites se observa en muchas respuestas que los niños suelen saltárselos cuando están con el otro progenitor, con sus abuelos/as o con sus amigos/as. Un lo vemos en la respuesta de esta madre de una niña de 3 a 6 años:

“Honestamente no hay lí­mites claros. Como madre procuro que mi hija no tenga acceso a dispositivos. Pero en la convivencia con el padre o la abuela, hay momentos que se sale de control. Y aunque procuro hacer la petición de que no se le provea de dispositivos, siempre hay momentos en los que se les facilita, lo cual me genera incomodidad porque debo sacarle el dispositivo y acompañarla en su proceso de llanto y enfado”.

¿Usar dispositivos con acceso a Internet durante la infancia es positivo o negativo?

Cuando preguntamos por su valoración del uso de estos dispositivos con Internet, se observa que su visión es negativa. Un 51% dice que no pasaría nada si sus hijos/as no tuvieran acceso a Internet durante toda su infancia. Incluso un 23% afirma que su vida sería mejor de ser así.

Solamente un 6% de padres y madres piensa que si sus hijos no tuvieran acceso a Internet durante toda su infancia su futuro se vería afectado. Un 6% piensa que perderían o empeoraría la relación con sus amigos y un 5% afirma que tendría problemas para adaptarse socialmente.

No obstante, un 20% afirma que su hijo/a se hubiera sentido muy solo/a durante la pandemia de no haber tenido dispositivos con acceso a Internet. Y un 21%, que sin Internet perdería mucha capacidad para aprender.

Cuando les pedimos valorar el impacto que creen que tiene el uso de estos dispositivos durante la infancia para el futuro de los niños, un 41% afirma que son perjudiciales para ellos, un 37% dice que son neutros y un 21% los ve beneficiosos.

Sobre Montessori Canela Internacional
Montessori Canela Internacional (OMCI) es un centro de referencia internacional dedicado a la formación continua para profesores, profesionales vinculados a la educación, y familias, en temas de Educación Montessori, Desarrollo Humano, Neurociencia Educativa y Educación Inclusiva. Tiene sedes en Barcelona, Madrid y Santiago de Chile.

Montessori Canela Internacional ha experimentado un crecimiento exponencial desde marzo de 2020 hasta el momento actual. La compañía ha formado en los últimos 10 meses a cerca de 20.000 personas, siendo la cifra de 5.815 desde su institucionalización en 2013 hasta el pasado mes de marzo.

Montessori Canela Internacional es una organización pionera que realiza en España y Latinoamérica el Máster y Postgrado de Guías Montessori en sus 4 especialidades, también la formación de Co Guías y Asistentes Montessori. Es la única entidad Montessori cuyos cursos cuentan con el reconocimiento del Departament d’Educació de la Generalitat de Catalunya y su trabajo en red con diferentes entidades y universidades le han permitido optimizar sus programas formativos. Montessori Canela forma también en el trabajo de replanteamiento de escuelas públicas, privadas y concertadas a través de su programa de Transferencia, Diseño e Implementación de Ambientes Preparados para el aprendizaje. Ha asesorado igualmente en proyectos de Escuelas Montessori de nueva creación, con lo cual su trabajo es reconocido en diferentes esferas: Consejerías de Educación, equipos de dirección, maestros y familias. Ha participado y colaborado en diferentes películas-documentales, como Imagine Elephants y La Educación Prohibida.

A través del vínculo y la trilogía niño-escuela-adulto, Montessori Canela busca aportar mejores prácticas de aula y calidad de vida a todas las personas que están involucradas en el proceso educativo de los niños y jóvenes