Entradas

, , , ,

ORION SPAN – Un Hotel de lujo en el Espacio, la estancia de 12 días es de 9,5 millones de dólares

ORIOSPAN - Un Hotel de lujo en el Espacio

Parece que la idea de explotar turísticamente el espacio no se nos va, y no es de extrañar cuando lo de lanzar cohetes ya no es sólo cosa de las agencias espaciales nacionales desde hace un tiempo. La última idea que se ha dado a conocer es ni más ni menos que la de un hotel de lujo en el espacio, tanto para turistas como para investigadores (aunque eso sí, pagando por adelantado).

ORIOSPAN - Un Hotel de lujo en el Espacio

ORIOSPAN – Un Hotel de lujo en el Espacio

En eso consiste Aurora Station, el proyecto que está desarrollando Orion Span y que esperan poner en marcha en dos años. Lo de “hotel de lujo” es una calificación que ellos mismos dan, pero

¿cómo se entiende esto cuando hablamos de cápsulas espaciales? Obviamente cambia mucho de esas suites de tierra firme, y sobre todo está el hecho de que no siempre se está de lujo en la ingravidez.

El lujo espacial es especial

Aurora Station se presentó en el Space 2.0 Summit en San José, California, como un futuro destino “fijo” en el espacio. Lo explicaba el CEO de Orion Span, Frank Bunger, comentando que la idea es que una vez lanzada Aurora Station esté en servicio de manera inmediata para ser, ojo al dato, una manera de llevar a viajeros al espacio “más rápido y al precio más bajo que jamás se haya visto”.

Y esto lo matizamos porque el precio por la estancia de 12 días es de 9,5 millones de dólares, o lo que es lo mismo, unos 791.666 dólares la noche (unos 645.048 euros). Cuando aún hablamos tan en condicional es difícil saber si esto es barato para estar en el espacio (quizás en tres o cuatro años haya incluso tarifas a elegir), pero lo sea o no la ganga será sólo para unos pocos bolsillos.

ORIOSPAN - Un Hotel de lujo en el Espacio

ORIOSPAN – Un Hotel de lujo en el Espacio

Lo que tendremos por ese módico precio es un espacio de 10,6 x 4,3 metros para un máximo de cuatro personas (y los dos tripulantes), lo que según Bunger equivale a la cabina de un Gulfstream G550 (un jet privado) y citaban en Bloomberg.