Entradas

, , ,

Viaje de Vuelta al Origen del Chocolate By JORDI ROCA

LA SELVA AMAZÓNICA ES LA ANARQUÍA DEL CACAO

En ella, la búsqueda de variedades es aventura; la casualidad, brújula; y la suerte, destino. Cacaotales. Bella palabra ahora unida al recuerdo y a la imagen. Perfume, tacto, sensación térmica y sabor de una esencia amarga que transmuta en una dulce sonrisa tras un viaje metamórfico, casi alquímico.

Viaje de Vuelta al Origen del Chocolate By JORDI ROCA

Y por encima de lo que los sentidos externos captan, la intangible magia del cacao, venerado ancestralmente y hasta nuestros días por las comunidades nativas que veían en él un regalo que los dioses dejaron en sus tierras, y que tenía el poder de vigorizar a sus guerreros como una pócima de Panoramix.

La búsqueda de variedades es aventura; la casualidad, brújula; y la suerte, destino.

 LAS PERSONAS DEL CACAO

Mi hermano Josep siempre ha dicho que existen tantos vinos como personas. Y ha sido viajando, conociendo a los elaboradores cómo ha conectado con esos vinos más allá del conocimiento intelectual, captando su esencia impalpable, su tejido intrapersonal e interpersonal. Hay algo tras el producto natural, cuando este es mecido y honrado por la mano del hombre, que traspasa todo entendimiento. Y así, mi contacto con las personas del cacao – Josep hablaría de sus “personas del vino”– me ha permitido abrir mi percepción no solo a un nuevo y rico espectro de posibilidades creativas, sino también a la reconexión con la dimensión intangible.

Hay algo tras el producto natural, cuando este es mecido y honrado por la mano del hombre, que traspasa todo entendimiento.

DEL ÁRBOL A LA HABA

El cacao se expresa ricamente desde su pulpa mucosa, que suena a lichi, guanábana, chirimoya y hasta láctico. Sus semillas son astringentes, amargas, estimulantes, vestidas de morado a blanco. Y cuando fermentan ofrecen notas de casi todas las variedades de frutas: cerezas, fruta de la pasión, plátano, frutos silvestres, encurtidos, avinagrados…en registro fresco y en registro confitado. Y una vez secas, afloran notas a té negro, tabaco o madera como velo de complejidad madura, esperando ser descubierta.

DEL ÁRBOL A LA VIDA

Hay que ser osado para adentrarse en la selva. Atzumisare, bienvenido. Entrar en el caos para ordenar una expresión de belleza. En la comunidad arhuaca de Sierra Nevada (Colombia), su líder nos recibía con estas palabras:

“Este es un lugar sagrado. Nosotros estamos aquí desde la creación y el origen de todo. El cacao, múnzuwa, nos fue legado por el padre Terunna para que nos acompañara en todo tipo de actividades propias de la cultura y concentrarnos en ella. El cacao es de vital importancia para cuidar nuestra espiritualidad. Por eso queremos recordar a nuestros hermanitos menores, bunachu, que, al obtener nuestro producto, antes de degustarlo, se tomen un momento para valorar esta tradición milenaria y el mensaje ancestral que vela por la paz y la armonía de todo cuanto existe, buscando el equilibrio de la madre naturaleza.”

CASA CACAO

Veía el chocolate como un producto y el viaje me ayudó a entender que es la consecuencia de muchas manos y muchas variables.

Pensábamos que podíamos hacer chocolate sin ir a los cacaotales pero después de haber ido y visto aquello, de las posibilidades que brinda la forma de fermentarlo y lo que implica el cultivo, Casa Cacao cobra más sentido que nunca. Sabemos que lo que generemos con nuestros chocolates va a parar de manera directa a las comunidades, y que a la vez nos da una vida nueva en el terreno de los sabores que exploramos al máximo.

Obrador

En Casa Cacao nos dedicamos al cacao y al chocolate, para mostrar la naturaleza cambiante del grano, traducida en chocolates que buscan la diferencia por encima de la uniformidad. Cada origen, cada productor, cada partida, cada elaboración muestran una de las mil caras que completan la vida del cacao: el suelo donde creció, el clima que condicionó su vida, el trabajo del productor en la tierra y la planta o las diferencias en el tratamiento posterior a la cosecha, especialmente durante el proceso de fermentación y secado.

 

 

,

Colección de Casa Cacao – Orígenes Chocolate

Colección de Casa Cacao

Orígenes Chocolate

6 TABLETAS CHOCOLATE NEGRO

Colección Orígenes Chocolate Negro

PRECIO: 50,00 €

DESCRIPCIÓN

Colección de Casa Cacao que incluye 6 tabletas de chocolate negro de 80g de los siguientes orígenes:

Comunidad Arhuaca de Catanzama, Sierra Nevada, Colombia, 2018, 72%

D.O. Los Bejucos, República Dominicana, 2019, 80%

Comunidades de Awajún de UTT, Temashnum, Sukuta y Nuevo Salem, Región Amazonas, Perú, 2019, 74%

Hacienda Victoria, Ecuador 2019, 68%

Hacienda Cacao Caribe, Las Trincheras, Venezuela, 2018, 70%

Coop. Norandino, Piura, Perú, 2019, 66%

Peso Neto: 480 g.

6 TABLETAS CHOCOLATE CON LECHE

Colección Orígenes Chocolate con Leche

PRECIO: 45,00 €

DESCRIPCIÓN

Colección de Casa Cacao que incluye 6 tabletas de chocolate con leche de 80g de los siguientes orígenes:

Comunidad Arhuaca de Catanzama, Sierra Nevada, Colombia, 2018, 52% con Leche de Vaca

D.O. Los Bejucos, República Dominicana, 2019, 50% con Leche de Oveja

Comunidades Awajún de Utt, Temashnum, Sukuta y Nuevo Salem, Región Amazonas, Perú, 2019, 48% con Leche de Vaca

Hacienda Victoria, Ecuador 2019, 55% con Leche de Cabra

Hacienda Cacao Caribe, Las Trincheras, Venezuela, 2018, 60% con Leche de Vaca

Coop. Norandino, Piura Perú, 2019, 45% con Leche de Vaca

Peso Neto: 480 g.

Alérgenos: leche.
Puede contener trazas de: frutos secos, leche, gluten y soja.

, , , , , ,

Descubre la Hotel Boutique “Casa Cacao” de Jordi Roca en Girona

La chocolatería, obrador y tienda de Jordi Roca y el hotel dirigido por Anna Payet abrieron al público el pasado sábado. Las reservas para el hotel de Girona ya pueden efectuarse a través del correo info@hotelcasacacao.com – casacacaogirona.com

Nos falta poco para abrir el Hotel Casa Cacao. Estamos trabajando con ilusión y compromiso ultimando todos los detalles con mucho cuidado, para que pueda sentirse como en casa.
Ya sea como complemento de una experiencia en El Celler de Can Roca o de una mágica visita a la ciudad de Girona, aquí encontrará un espacio acogedor con 15 habitaciones cálidas, amplias y confortables, en el corazón de Girona, con una espléndida terraza donde podrá desayunar o relajarse contemplando unas maravillosas vistas del casco antiguo.

Descubre la “Casa Cacao” de Jordi Roca en Girona

Casa Cacao se encuentra situada en un céntrico y emblemático edificio de la Plaza de Catalunya de Girona. El proyecto de interiorismo ha sido realizado por Sandra Tarruella Interioristas, la ejecución de la obra por Arcadi Pla, y el proyecto arquitectónico ha sido encargado a Callís Marès Arquitectes. La planta baja cuenta con un obrador de chocolate, una tienda y una chocolatería, un sueño hecho realidad para Jordi Roca que soñaba desde hacía años con tener una fábrica de chocolate donde poder llevar a cabo sus propias elaboraciones.

El obrador dispone de un espacio visible a pie de calle que muestra cómo se trabaja y se elabora el cacao desde el grano al chocolate. La tienda permite poderse llevar a casa o en la maleta las chocolatessens de Casa Cacao. Los productos están empaquetados con materiales que provienen del reciclado de fibras de cacao.
En la chocolatería se pueden degustar elaboraciones de chocolate con cacao de origen de alta calidad, en forma de bebidas frías y calientes o elaboraciones sólidas, además de una cuidada oferta de pastelería con el sello Roca.

“Hace años que los clientes del restaurante nos animaban a abrir un pequeño hotel. Éste, es una prolongación de la hospitalidad y el modo de servir del propio El Celler de Can Roca, con lo que cerraremos un círculo. No pretendemos otra cosa que nuestros huéspedes, sean o no clientes del restaurante, se sientan como en casa”.

Situada en la planta superior, la terraza es un espacio de uso exclusivo para los clientes del hotel en la que podrán disfrutar de unos sabrosos desayunos basados en productos de proximidad y, como no podría ser de otra manera, en las elaboraciones de chocolate del propio obrador de Casa Cacao en la planta baja. También desde la terraza, los huéspedes podrán divisar una de las mejores vistas de la ciudad de Girona, el Barri Vell.

CASA CACAO | La fábrica de chocolate de Jordi Roca
«Es un sueño hecho realidad. La idea del proyecto nació cuando un día en el restaurante nos planteamos un reto con mis hermanos: ¿Podemos hacer chocolate en casa? Y lo hicimos, en El Celler, y estaba bueno. El experimento coincidió con la reincorporación en nuestro equipo de Damian Allsop, que había sido mi maestro en el mundo dulce. La especialización en chocolate que desarrolló después de su primera etapa con nosotros le llevó a trabajar con chocolate, pero ni él ni yo lo habíamos elaborado desde cero jamás. Este ha sido un nuevo reto para ambos.

La filosofía del reto que nos empuja entiende la elaboración del chocolate como un círculo perfecto. A diferencia de otras propuestas existentes en el mercado, lo que queremos hacer en Casa Cacao equivaldría, si ésta fuera un gastrobar de bocadillos, a escoger las harinas y las levaduras para elaborar el pan en casa y después pensar en la elaboración del bocadillo.
Invitamos a pie de calle a disfrutar del proceso de elaboración del chocolate desde el grano o el haba de cacao. La gente puede ver cómo trabajamos a través de las cristaleras que dan a la fachada lateral. Queremos compartir con nuestros visitantes la elaboración desde su punto 0, hacer pedagogía no sólo
de la belleza de este producto y sus transformaciones.

También sobre la amplia gama de sabores de los granos de cacao que hemos conocido. Además de dulce o amargo, el chocolate puede ser ácido o afrutado y tener otros mil acentos con los que jugaremos. Puede incluso tener un color claro como el del  chocolate con leche, aún en su formato con un 80% de cacao, si utilizamos una variedad de cacao blanco. Los sentidos de quienes nos visiten se verán sorprendidos y descubrirán cosas nuevas sobre esta maravillosa materia prima que puede transformar, ya sea vigorizando o relajando, el estado de ánimo de
quién lo toma”.  Jordi Roca