, ,

La historia de un sorbo de Royal Bliss.

La historia de un sorbo de Royal Bliss.

La historia de un sorbo de Royal Bliss.

Nuestra gama de mixers es la opción más versátil, haciendo frente a un mundo en el que estamos acostumbrados a que nos digan qué, cómo y cuándo podemos combinar. Y es que, Royal Bliss es la llave que abre una puerta a infinitas combinaciones con las que enriquecer esa mezcla que hay en el interior de cada persona. Tú eres parte de la mezcla.

Esta idea surge de la verdad de producto: los más de 40 matices de Royal Bliss lo convierten en una gama de mixers única . El resultado: en los 200 ml de cada botella de Royal Bliss se esconden infinitas sensaciones que convierten la experiencia de cada persona con Royal Bliss en algo diferente. Y toda esa diversidad es lo que hemos intentado capturar en esta campaña.

Y es que, la diversidad tiene un papel fundamental en lo que somos. Necesitamos estímulos que nos formen, que hagan de cada persona un ser diferente y único. Nos alimentamos de experiencias.

Por eso, hemos creado una pieza audiovisual que se disfruta en dos sorbos, dejándonos entrar en el interior de un bebedor de Royal Bliss, asomándonos y traduciendo en imágenes las sensaciones que provoca. En definitiva, la historia de un sorbo. Una road movie por nuestro interior. El primer sorbo resulta abrumador, agresivo, lleno de matices y sensaciones. El segundo, en cambio, es pausado, tomándonos nuestro tiempo para saborear todas esas sensaciones, descubriendo los matices más sutiles.

Toda la pieza resulta una metáfora. Las flores simbolizan los matices perfumados que deja Royal Bliss Bohemian Berry Sensation en nariz. En cambio, las frutas son los toques de sabor y el recuerdo en boca. Además, los fuegos artificiales representan las burbujas y el hielo tiene una gran presencia. Las explosiones representan la pasión y agresividad de Royal Bliss, su personalidad iconoclasta. Todo con una estética recargada y llena de estímulos, acercando el universo Royal Bliss al mundo del arte.

En definitiva, se trata de un hito diferenciador en la historia de la marca, que va más allá de una simple campaña. Es un punto y aparte en la estrategia de la marca, saltando de la zona de confort al mundo de las sensaciones y la versatilidad. Y es que, no sólo se trata de animar a los consumidores a dar el salto sino hacer que ese salto sea enriquecedor. Convertir Royal Bliss en una experiencia desde la que potenciar la mezcla personal de cada uno.