, ,

GOURMET EXPERIENCE: ROOSTIQ – El fuego de nuestra cocina. Todo gira en torno a él, comer carne en Madrid

El fuego es el origen de todo. En nuestra cocina el fuego es nuestra herramienta de trabajo.

En Roostiq se cocina de tres maneras que son tres modos de hacer en cocina de los de toda la vida: en horno de leña, en parrilla de carbón o al fuego; si las mejores carnes le sumamos una buena parrilla de carbón ante el fuego podemos deducir fácilmente, aun siendo un recién llegado, es ya uno de los mejores restaurantes para comer carne en Madrid.

pero es mucho más porque su horno de leña napolitano, que mantiene una temperatura de 500º, les permite presentar algunas de las mejores pizzas de Madrid. Y si eres de los que no perdona un buen acompañamiento vegetal, verás tu buen gusto más que satisfecho con las verduras y hortalizas de temporada que llegan a la cocina de Roostiq.

El fuego de nuestra cocina.
Todo gira en torno a él.

En el núcleo de la cocina encontramos nuestro horno de leña napolitano. Un horno construido ad-hoc por una familia de artesanos, que se mantiene entre 450 y 500º.
Este tipo de cocina, nos permite cocinar nuestros alimentos sin perder su hidratación natural con un acabado sorprendente y único.

NUESTROS PRODUCTOS

Nos mueve la pasión.

Pasión que ponemos en nuestro campo de Palazuelos (Ávila) para criar a nuestros animales en libertad. El resultado: una selección de embutidos y pollos con un sabor incomparable.

Pasión no solo por la cocina, sino del placer de dar de comer. Compartir alrededor de una mesa. Es esta pasión la que no nos permite caer en la conformidad y nos empuja a mejorar día a día.

NUESTRA CARTA

No tenemos un producto estrella.

Nos dejamos la piel en cada uno de nuestros platos.

Pero si que tenemos una carta de presentación. Un concepto con el que cambiar las reglas del juego: torreznos con champagne.

Te invitamos a los platos de nuestra carta… pero no podemos llevarte su olor… todavía.

comer carne en Madrid

gourmet-experience-bienvenido-benfumat-los-nuevos-ahumados-imaginacion