, , , , ,

El mercado inmobiliario portugués en el punto de mira de los inversores nacionales e internacionales

La inversión inmobiliaria en Portugal alcanza a la élite europea

El auge de la inversión en activos inmobiliarios sitúa a ciudades como Lisboa u Oporto en el punto de mira. Dos ciudades en torno a las cuales gira la actividad inmobiliaria en Portugal.

Tras los últimos terremotos políticos europeos, el mercado inmobiliario ha recuperado unas expectativas que últimamente se veían frenadas.

De manera muy especial en uno de los países con más proyección: Portugal.

El mercado inmobiliario portugués en el punto de mira de los inversores nacionales e internacionales

Superado el proceso de intervención y gracias a unas políticas acertadas, la economía lusa ha salido reforzada de la crisis. Mientras que la inversión inmobiliaria en Portugal se posiciona frente a otros mercados inestables.

Esta reciente evolución tiene efectos positivos sobre el mercado de la vivienda. Impulsando los precios, atrayendo a compradores extranjeros y reactivando la construcción. Aunque todavía quedan cosas por hacer.

De hecho, regular el inmobiliario cotizado portugués y potenciar aquellos mercados son los nuevos retos de un sector que apunta alto. A juzgar por la gran cantidad de famosos que compran casa en el país vecino y por el interés que despierta entre los profesionales del mercado nacional.

 

Claves de la recuperación inmobiliaria en Portugal

La evolución positiva del mercado inmobiliario portugués se debe a diversos motivos. Pero entre las principales claves no hay que olvidar la subida de la vivienda, la contratación de nuevas hipotecas y el interés de los inversores.

Desde que cayó hasta mínimos históricos, el precio de la vivienda en Portugal se ha ido recuperando de manera paulatina. Recuperando en torno a un 5% de su valor, año tras año, desde 2014. Repunte que ha llevado al mercado residencial hasta niveles anteriores a la crisis.

Por otro lado, y también respecto a 2017 y 2018, la concesión de hipotecas acumula un crecimiento aproximado del 35%. Hecho que sustenta la idea de que la recuperación económica ha llegado al comprador portugués.

Mientras que la demanda de propiedades por parte de no residentes logra impulsar aún más al sector. Replicando lo sucedido recientemente en España. En parte por el interés que despierta el inmobiliario luso más exclusivo. Y en parte por la aprobación de medidas que facilitan la atracción de nuevos clientes dispuestos a invertir.Tanto por la nueva política fiscal como por la concesión de permisos de residencia al adquirir viviendas de lujo.

Regulación de las inmobiliarias cotizadas

Frente a este panorama general, la inversión inmobiliaria en Portugal no deja de crecer. Teniendo ante sí un futuro prometedor.

Es por ello que el gobierno luso se plantea simplificar la inversión en activos inmobiliarios. Y, probablemente, el modelo a seguir lo tendrá muy cerca. En España.

El pasado mes de marzo, las grandes socimis españolas tuvieron una importante reunión con el regulador de Portugal. Sentando las bases de un nuevo marco jurídico portugués.

Las socimis de nuestro país concentran ya unos activos bursátiles por valor de 12.000 millones de euros. Registrando un importante crecimiento en los últimos años. ¿Por qué no replicar ese mismo modelo en Portugal y ofrecer productos equiparables a los de otros mercados?

También resultaría ‘exportable’ un mercado parecido al MAB. Flexible y abierto a facilitar la entrada y salida de los inversores. Así como la obligación de repartir el 80% de los beneficios obtenidos. Cuestiones que permitirían al inversor ‘saltar’ a lado y lado de una frontera con un mismo marco legal.

Lisboa, capital europea del residencial de lujo

El auge del mercado inmobiliario en Portugal ha llevado a lo más alto tanto a los precios de venta como a las rentas del alquiler. Especialmente en ciudades como Lisboa y Oporto.

Frente a unos alquileres medios por debajo de otros países europeos, la capital portuguesa se mueve al nivel de mercados de referencia internacional. De hecho, los alquileres lisboetas multiplicaron por dos el incremento medio nacional situado en un 25% en 2017 (Datos: Instituto Nacional de Estatística de Portugal).

Lisboa es, hoy por hoy, la ciudad europea más rentable para comprar propiedades y ponerlas en alquiler. Un negocio que comienza a dar sus frutos. A modo de ejemplo, el 30% de los nuevos contratos de alquiler se han celebrado entre Lisboa y su zona metropolitana. A una media de 9€/m2 al mes.

1. Es fácil

Hacer de Portugal su hogar, aunque no sea portugués, es sorprendentemente sencillo: el gobierno portugués ha hecho que sea realmente fácil conseguir la residencia en el país. Los ciudadanos de la UE pueden beneficiarse del régimen de residencia no habitual (NHR), que les concede el estatuto de residente sin necesidad de vivir en el país durante todo el año natural. Aquellos de más lejos pueden obtener una vía rápida para la residencia, dado que están dispuestos a invertir en el área local. Este programa llamado «Visa Dorada» no es sólo una gran noticia para los expatriados. El aumento del flujo monetario que viene con el aumento de la inversión inmobiliaria en Portugal está convirtiendo rápidamente a las principales ciudades del país en centros neurálgicos de actividad económica, creando puestos de trabajo y riqueza para las comunidades locales.

2. Los impuestos son bajos

Portugal no sólo es hermoso, sino que también es un lugar inteligente desde el punto de vista financiero para las personas con ciertos niveles de ingresos. Con un impuesto sobre la renta del 48%, el entorno económico en Portugal es favorable para muchos otros destinos europeos de prestigio. Eso es antes de que usted haya considerado la abundante belleza natural y la forma de vida relajada.

3. Los alquileres de vacaciones tienen sentido

Con una abundancia de costas impresionantes, algunas de las mejores playas de Europa y una cultura local fascinante, la industria del turismo en Portugal está prosperando. Así, encontramos aquí otro de los mayores beneficios de invertir en una segunda vivienda: el alquiler de vacaciones.

Como su segunda vivienda, su propiedad portuguesa puede estar vacía durante ciertas épocas del año. Si este es el caso, usted podría considerar alquilar su vivienda en vacaciones después de comprar una propiedad en Portugal. Los alquileres a corto plazo generalmente producen un rendimiento impresionante, a la vez que le permiten mantener el control de su lugar durante la mayor parte del año.

4. Es lujo

Si le atrae la vida de lujo, es poco probable que una inversión inmobiliaria en Portugal le decepcione. No sólo encontrará una gran cantidad de impresionantes casas, villas y apartamentos en la Costa Atlántica, sino también una excelente infraestructura para llevar un estilo de vida opulento. El país alberga miles de campos de golf, restaurantes de primera clase y playas con encanto: tres de las mejores razones para tener una casa de vacaciones en Portugal.

5. El mercado portugués de las residencias primarias

Incluso lejos de los exclusivos campos de golf y de las playas de arena, existe un gran potencial para inversiones inmobiliarias en Portugal. En particular, el mercado local de bienes inmuebles para primeras residencias está demostrando ser prometedor: los precios de los apartamentos y casas en las ciudades de Lisboa, Faro y Braga están en constante aumento. El telón de fondo único y los apartamentos de diseño moderno hacen de Lisboa un lugar atractivo para los inversores. Y Oporto también se está convirtiendo en una metrópoli europea de primera clase. El aumento de los precios de los bienes inmuebles es un indicador importante de ello: El aumento más reciente fue de hasta un 20 %.

Hacer una inversión inteligente en una segunda vivienda requiere una buena cantidad de investigación. No se trata sólo de encontrar un destino que tenga un gran sentido financiero, sino también de encontrar una ubicación que se adapte a usted y a su estilo de vida. Para muchos, Portugal ocupa un lugar destacado en ambos sentidos.