,

El golf necesita un cambio

This post was originally published on this site

Echar la vista atrás antes de dar un paso al frente se hace muchas veces necesario, aprender de la historia para remodelar el presente y poner los cimientos de un futuro que quién sabe, podría ser mucho mejor. La intención es esa: romper con la tradición de los 18 hoyos a los que obliga la competición, que data de 1764, cuando desde el legendario The Royal Ancient Golf Club of Sant Andrews se decidió pasar de los 22 a esta cifra. Esta ‘norma’, que se ha mantenido a lo largo de los años, no había sufrido alteración alguna pese a los intentos fracasados de muchos, hasta ahora.
Islandia da el primer paso
The Golf Union of Iceland ha roto una lanza en favor del cambio, por el bien de los clubes de golf que sufren para mantenerse, para el mejor aprovechamiento de las tierras y los recursos naturales, así como para hacer del golf un deporte algo más asequible para los distintos sectores sociales. En Islandia, un país en el que hasta un 10% de sus 330 mil habitantes practica el golf, los 18 hoyos han dejado de ser un requisito indispensable para disputar campeonatos.
La palabra que resume el que quizá sea el concepto principal de la incitación a este cambio que promueve el islandés Edwin Roald y que apoya Haukur Birgisson, presidente de GUI, es flexibilidad. Entre los motivos que llevan a ‘exigir’ este cambio se encuentra la duración del juego, que muchas veces puede alargarse tanto como cinco o seis horas, provocando cansancio y frustración.
Un deporte más asequible
Otro aspecto considerable es el monetario: los clubes invertirían menos en el mantenimiento de los campos y los jugadores no tendrían que sufrir las consecuencias de los gastos que estos asumen, resultando en tarifas de algún modo más asequibles para todos los bolsillos.
“Estandarizar el número de hoyos de un campo va contra el espíritu del gol”, afirma el impulsor de Why 18 holes, que considera que esta cifra debería basarse en las condiciones morfológicas del campo para poder así optimizar su uso. Faltaría ver si otros países se suman a la pionera The Golf Union en este paso al frente hacia el cambio.