, ,

AUDEMARS PIGUET LANZA SU PRIMER TOURBILLON VOLADOR AUTOMÁTICO ROYAL OAK OPRENWORKED

Escucha este artículo

AUDEMARS PIGUET LANZA SU PRIMER TOURBILLON VOLADOR AUTOMÁTICO ROYAL OAK OPRENWORKED

El fabricante suizo de alta relojería Audemars Piguet se complace en presentar su primer Royal Oak Selfwinding Flying Tourbillon Openworked en un diámetro de 41 mm para celebrar el 50 aniversario del Royal Oak. Este reloj de acero inoxidable funciona con el primer mecanismo calado de tourbillon volante de cuerda automática de la Manufactura, el Calibre 2972, estrenado en este elegante reloj monocromático. Este último movimiento interno se basa en la dilatada experiencia de Audemars Piguet en mecanismos calados y tourbillon, lo que lleva la estética contemporánea a nuevas cotas.

UN TOURBILLON VOLANTE DE CUERDA AUTOMÁTICA DOTADO DE UNA ARQUITECTURA CALADA DISTINTIVA

El Calibre 2972 recién lanzado, que combina un rotor central con un tourbillon volante, evoluciona del Calibre 2950, lanzado en 2019 como parte de la colección Code 11.59 de Audemars Piguet. El nuevo calibre ha sido concebido para ofrecer simetría y un rico juego de luces. Su arquitectura calada altamente estilizada y de múltiples capas otorga al reloj un efecto 3D único, ya que la forma de los puentes se ha acabado horizontal y verticalmente.

El calibre 2972 ​​se basa en las antiguas técnicas de calado que han estado remodelando lo que es posible con el diseño de relojes de pulsera desde la década de 1930. La belleza y delicadeza del mecanismo se revela al eliminar la mayor cantidad posible de material de la placa principal y los puentes para dejar pasar la luz, sin afectar sus funciones. Aprovechando las tecnologías de fabricación avanzadas, las geometrías preliminares de la placa principal y los puentes se cortaron mediante mecanizado de control numérico por computadora (CNC), antes de perfeccionarse mediante mecanizado por descarga eléctrica (EDM). Este proceso de fabricación permite eliminar pequeñas cantidades de material con extrema precisión para alcanzar la forma deseada.

Luego, cada componente se ha terminado con refinadas decoraciones de alta relojería que incluyen “traits tirés”, satinado, cepillado circular y de rayos de sol, caracoles y biseles pulidos. Los ángulos en V pulidos que se pueden admirar en ambos lados del reloj reflejan el meticuloso trabajo manual que se llevó a cabo en su realización, ya que este nivel de artesanía solo se puede lograr a mano. Los tonos rodiados de los diferentes componentes armonizan con la caja y el brazalete de acero inoxidable del reloj, lo que le otorga una estética monocromática contemporánea.
El tourbillon volante despejado, ubicado a las 6 en punto, compensa el efecto de la gravedad y mejora la precisión. El volante está alojado en una diminuta jaula giratoria que hace una revolución por minuto para evitar que la espiral permanezca estática. Apoyado únicamente en la platina principal, el tourbillon volante se considera hoy en día un símbolo del arte relojero, ya que solo unos pocos relojeros conservan las habilidades necesarias para su realización.

“Nacido en Le Brassus, criado en todo el mundo”.