, , , , , ,

ALTA RELOJERÍA – MB&F – Horological Machine Nº10 «BULLDOG»

Entre el ser humano y el reloj se establece una relación con tantos matices como entre el ser humano y el perro, una conexión que puede durar años, décadas incluso, y que marca la vida de las personas. En algunos casos, el reloj elige a su propietario y no solo al revés. Al fin y al cabo, sea la primera o la enésima vez, la elección de un reloj siempre es un momento especial. Lo mismo ocurre, según dicen, con el mejor amigo del hombre. Presentamos la Horological Machine N.° 10, alias Bulldog.

ALTA RELOJERÍA HOROLOGICAL MACHINE N°10 «BULLDOG»

Un cuerpo redondo y compacto de titanio u oro rojo, con una generosa cantidad de cristal de zafiro. A modo de ojos, dos prominentes indicadores horarios de aluminio captan todas las miradas. En el cuello, dos protuberancias permiten dar cuerda y ajustar la hora. Las patas, robustas pero flexibles, se sujetan firmemente a la muñeca. Una mandíbula enorme. Y, sobre todo, un gran corazón que late a una frecuencia de 2,5 Hz (18 000 A/h).

Igual que el animal del que toma su nombre, la HM10 Bulldog es mucho más de lo que se ve a simple vista. Sus mandíbulas se abren y cierran en función de la carga del muelle real: la boca cerrada indica que Bulldog se ha quedado sin carga y necesita descansar. Por el contrario, cuidado cuando distinga con claridad sus dos brillantes hileras de dientes: Bulldog tiene ganas de pelea y cuerda para rato (hasta 45 horas).

El indicador de reserva de marcha está diseñado y ajustado para consumir lo menos posible, lo que permite a la HM10 Bulldog dirigir la fuerza del muelle real exclusivamente hacia el volante suspendido y las cúpulas giratorias de las horas y los minutos.

El motor de cuerda manual de la HM10 Bulldog, diseñado y desarrollado íntegramente por MB&F, pone de relieve la maestría técnica de la casa. Los seguidores de la marca reconocerán elementos que recuerdan a las creaciones más apreciadas de la marca. El volante, de gran tamaño y suspendido bajo la cúpula central de cristal de zafiro, no habría sido posible sin las versiones previas de este mecanismo incluidas en la colección Legacy Machine.

Las enormes mandíbulas que indican el nivel de carga del muelle real son una versión ampliada del indicador de reserva de marcha empleado por vez primera en la LM1 Xia Hang (2014). Las delgadísimas cúpulas de aluminio tienen su origen en la HM3 Frog y se perfeccionaron en la HM6 (2014). Incluso la rejilla decorativa bajo el volante y en la punta del cuerpo recuerda a los modelos HM8, HMX y HM5, de inspiración automovilística. Al considerarlos en conjunto, el mensaje está claro: la HM10 Bulldog es una máquina con pedigrí.

Pese a sus grandes dimensiones —45 mm de ancho, 54 mm de largo y una altura máxima de 24 mm—, la HM10 Bulldog es sorprendentemente fácil de llevar. Sus «patas» con muelles permiten que el cuerpo se ajuste perfectamente a la muñeca. La correa de piel de becerro, resistente como una buena correa para perro, se cierra mediante hebilla desplegable o Velcro. Disponible en titanio o en titanio y oro rojo, la HM10 Bulldog es una refinada obra de microingeniería mecánica. Incorporar todos los elementos imprescindibles para el funcionamiento del reloj y la indicación de la hora en un espacio tan limitado y sin renunciar a la calidad artística y los acabados impecables exige equilibrar los factores técnicos y los estéticos.

Las creaciones de MB&F atraen desde siempre a un público muy fiel. La marca les devuelve el favor con la HM10 Bulldog, que brinda su lealtad exclusivamente al propietario: la hora y el indicador de reserva de marcha son visibles solo para el portador de la máquina.

Por último, como si de un perro fiero se tratase, la Horological Machine N.º 10 Bulldog lleva grabada una advertencia en el cuerpo: «forget the dog, beware of the owner», lo que podríamos traducir como «olvide al perro, cuidado con el dueño».

MB&F ha lanzado dos versiones de Horological Machine N.° 10 Bulldog, una con cuerpo de titanio de grado 5 y ojos azules, y otra con cuerpo de oro rojo de 18 k y titanio y ojos negros.

FUENTES DE INSPIRACIÓN DE LA HM10 BULLDOG

Maximilian Büsser dio con el diseño estando de viaje por Japón. La Horological Machine N.° 10 Bulldog surgió en su imaginación como un fiel cachorrillo que espera a su dueño.

En palabras de Büsser, «lo que veis ahora se acerca bastante a lo que yo vi entonces; fue la primera vez que surgió en mi mente un reloj, así, de repente».

HM10 Bulldog es una fusión de diversas influencias y motivos de MB&F que los apasionados de la marca reconocerán al instante. Todo un símbolo de afirmación, la HM10 Bulldog es a la vez un reflejo de MB&F y un canto a la fidelidad de sus seguidores. Como los bulldogs, que tienen fama de testarudos, en MB&F están decididos a romper moldes con sus relojes, cuyo atrevido diseño divide a veces al mundo de la relojería. Del mismo modo, el bulldog inglés es un perro con pedigrí y prestigio, pero no es un ídolo de masas.

La raíz latina de «animal» es anima, que significa «alma» o «espíritu», el soplo de vida. No es de extrañar que las creaciones de MB&F que producen reacciones más airadas son las inspiradas en la naturaleza, como la HM3 Frog y la HM7 Aquapod. La HM10 Bulldog, con sus grandes ojos, sus mandíbulas móviles y su corazón abierto, bebe de la misma fuente de inspiración.