, , , , , , ,

JOYERÍA: Frida, la nueva colección de Suárez

La joyería Suárez no necesita casi ni presentación. Con casi 75 años de historia es uno de los mayores referentes en el sector. Sus piezas son tratadas excepcionalmente. Cada una de ellas está elaborada una a una por manos artesanas que saben plasmar a través de sus manos la esencia y la filosofía de la firma.

Unas piezas tan preciadas no están ni mucho menos al alcance de todo el mundo pero, sí que con esta nueva colección intentara llegar a los nuevos públicos. Concretamente a los milenios. Los creativos de Suárez saben que este target es muy exigente y busca productos de calidad. Por este motivo Gabriel Suárez, el pequeño de la saga se involucró personalmente en este proyecto y viajó hasta Tailandia para comprar el lote más especial que se presentó en esa subasta pues presentaba zafiros multicolores únicos.

A esta colección le han bautizado como Los amuletos de Frida. Tiene tan solo 200 piezas. Cada una de ellas es única y está diseñada individualmente. Con esta colección repleta de zafiros multicolor puestos delicadamente en oro rosa abren puertas a un nuevo target.

Después del viaje a Tailandia llegó el momento de plantear los bocetos de estas 200 únicas piezas. Una vez perfeccionados los ya excepcionales bocetos es momento de montar las piedras en el orden preciso sobre el papel. Pero, no se pueden quedar ahí. Los zafiros lucen a un paso de ser engastados en oro y además, se han de observar muy atentamente el resultado final de cada uno de ellos. Pues, por ejemplo con los pendientes, se ha de buscar la pareja que más se parezca. Una vez finalizado este proceso llega el momento más delicado que viene de la mano de los artesanos.  La exigencia y el buen hacer es la clave que Suárez transmite a sus colaboradores para mantener ese aura especial que rodea sus joyas.

En la colección Frida encontraremos todo tipo de joyas. Des de gargantillas hasta pulseras, pasando por pendientes y sortijas. Pero sin duda, la joya de la corona y la que se lleva el nombre que encabeza la colección es la pulsera de oro rosa y zafiros. Cada zafiro conjunta a la perfección con los que le rodean, sin duda, el resultado de un preciso trabajo de diseño y de engastado trasladado con mimo a una joya que es, para cualquiera, un capricho de alta joyería atemporal.